Tag Archives: Libros recomendados

Don Ramón : un Amigo de Papel

21 Dic

201610301759210Hay libros que te llegan a las manos y sientes  el deseo inmediato de acariciarlos: recorrer con las yemas de los dedos el contorno de las figuras, sentir la calidez de sus colores y deslizarte sin prisas por su  brillante cubierta.

Esto nos ocurre con “Don Ramón”,  el último libro publicado por la editorial Amigos de Papel con textos de Alberto Sobrino e ilustraciones de Cecilia Moreno.

 Nubes de color verde, un sol espléndido y un trío de pájaros con un sombrero entre las patas nos saludan desde la cubierta  animándonos a sumergirnos en la historia. De su protagonista solo sabemos que lleva sombrero, un enorme sombrero que aparece y desaparece entre las páginas sirviendo de hilo conductor en esta historia.

¿Pero quién es “Don Ramón”?. Para descubrirlo tendremos que  atravesar paisajes de colores contundentes, planos, que juegan con el contraste y la simplicidad de las figuras, tan del gusto de los más pequeños: árboles, bancos, casas y distintos animalillos nos van haciendo avanzar en esta historia de intriga en un intento de descubrir la identidad de Don Ramón.

El diálogo entre texto e ilustración facilita el diálogo con el lector: en cada página una pregunta y una respuesta en imágenes, un juego de descarte, de análisis, una mirada atenta.  Don Ramón no vive en una casa grande, ni vive en el mar, ni es fuerte, nos aclara el texto en una alternancia de colores en la grafía  que refuerzan la idea de conversación.

“Don Ramón” es un libro para leer en compañía, con los ojos bien abiertos y los dedos dispuestos a señalar como una flecha. Un libro que invita a  descubrir en cada página y  nos permite ir construyendo poco a poco al personaje a través de lo que es y de lo que no es. Un libro interactivo que no precisa de la tecnología para hacer  al  lector protagonista también de  la narración.

En las últimas páginas conocemos a Don Manuel, el mejor amigo de Don Ramón, y estamos a punto de colocarle el sombrero. ¡¡Pero  Don Manuel tiene ya una bonita gorra y unas gafas oscuras!!. Y es que  Don Manuel, el mejor amigo de Don Ramón, es ciego .

Confieso  que soy especialmente sensible al tema de la ceguera y que valoro los libros que permiten  a los niños empatizar con las personas que tienen discapacidad visual, pero me ha sorprendido gratamente esta propuesta  dirigida a los más pequeños. Nunca es pronto para descubrir a los niños las dificultades que entrañan el día a día para personas que tienen mermadas algunas de sus capacidades, pero hay que saber adaptar el mensaje al interlocutor y pocas veces se consigue con la naturalidad y eficacia que lo hace este libro. Solo  una editorial como Amigos de Papel, tan concienciada con el tema de la discapacida, podría haber contado  una historia con tanta sensibilidad, una historia que divierte y enseña y  nos descubre cosas entre sonrisa y sonrisa.

Si queréis conocer algún título más sobre este  tema, pinchad aquí.

Así es mi corazón

4 May

así es mi corazón“Mi corazón es como una casita.

Dentro pasan muchas cosas…¡ y están todas revueltas!”

El corazón es un órgano cambiante,  no todos los días late al mismo ritmo o se ve coloreado por los mismos sentimientos. Así nos lo cuentan Jo Wetek y Christina Rossey en el álbum publicado por la editorial Bruño en la colección  Cubilete titulado  ”Así es mi corazón”.

Confieso que desconfío de los libros que muestran sin pudor su intención pedagógica, que nacen con el objetivo de enseñar a los más pequeños a identificar  las emociones o inculcar algún buen hábito. Suelen ser propuestas aburridas que  matan el placer de la lectura y que no gustan a los niños, sin embargo, este álbum me ha sorprendido con el  juego provocador de su diseño y la viveza de su protagonista, que a pesar de la simplicidad del trazo, es de una tremenda expresividad.

La cubierta es irresistible, con un corazón troquelado por el que asoman otros muchos en colores vivos que te seducen desde la primera mirada. Cada página presenta una emoción diferente , un color, una imagen y  un texto breve y poético en el que la metáfora es la estrella.

¿Tienen las emociones formas, colores, sabores?. Estamos convencidos de que sí, y también lo están los autores de este libro que nos proponen un juego de sinestesia en el que los niños participan con espontaneidad  aprendiendo  a expresar aquello que sienten siguiendo el hilo de los textos, observando las ilustraciones y desentrañando el estado de ánimo de nuestra protagonista.

Me gusta especialmente  la descripción de la tristeza : Cuando estoy triste, es como si un elefante gris gigante se colase en mi corazón. Ocupa mucho sitio y me aprieta tanto… ¡que se me escapan las lágrimas!”. Resulta muy sencillo identificarse con esta imagen y recordar algún momento en el que un elefante gris se coló en nuestro corazón….¿te atreves a contarlo?.

Si buscáis una historia con principio y final este no es vuestro libro. Si lo que pretendéis es un viaje hacia el centro del corazón con el juego como hilo conductor…¡¡¡no retraséis ni un minuto más el adentraros en este álbum!!!

Javier Reverte: viajes de papel

19 Mar

JavierReverte.0Soy viajera de corazón: me gustaría estar en perpetuo movimiento y visitar sin descanso distintos lugares del mundo con la única condición de tener un sitio al que regresar de vez en cuando. Así lo sueño y lamento que mis sueños sean mucho más amplios que mis realidades.

Javier Reverte me ayuda a equilibrar esta situación con sus libros. Con Reverte paseo las calles, converso con la gente y bailo al son de su música. No hay demasiados monumentos en sus páginas, pero todas y cada una de ellas están impregnadas por la vida: la que late en los mercados, en las mesas, en las plazas. Leer sus libros es conversar con un viejo amigo de su última escapada: anécdotas, historias con nombre propio que van dibujando sin esfuerzo esa geografía humana en la que los rasgos distintivos no los marca la raza, sino las costumbres, la forma de entender la vida o la bondad o dureza del clima.

Le gusta a Reverte contextualizar sus viajes hablando de ese pasado que configura el presente de un determinado pueblo, y lo hace de forma natural sin que tengamos la impresión de que hay didactismo  en sus palabras, sino la curiosidad del viajero que se adelanta al viaje de la misma manera que lo rememorará, ya en casa, delante de un montón de fotografías.

Reverte no es turista, viaja a la antigua usanza, sin prisas, manteniendo la mirada expectante de un niño ante un nuevo escenario. No hay un plan preconcebido: como el mismo autor confesó en un encuentro con los lectores, a menudo se ha puesto en marcha para escribir un libro de viajes y el camino le enseña que es un poemario o una novela lo que esa tierra le susurra. Se deja llevar por los días y no se cansa de mirar a los ojos a los hombres y mujeres que con él se cruzan. Los miles de kilómetros que acumula en sus espaldas le han enseñado que lo mejor del camino es el encuentro con el ser humano a veces tan cercano como nosotros mismos.

En sus libros hay con frecuencia, junto al viaje real, un viaje literario: “El corazón de las tinieblas”, la “Odisea” o la poesía irlandesa sirven de pretexto o quizá de detonante para ponerse en marcha. Todos hemos fantaseado con seguir las huellas del protagonista de algún libro, convencidos de que el espacio nos revelará secretos que las páginas no han podido por sí mismas: emular a los personajes de la novela  y recorrer los lugares a los que el texto hace referencia. Reverte lo hace así y provoca también en su lector el deseo irrefrenable de leer los libros que cita para descubrir qué verdades encierran.

Comparte también el autor de forma generosa sus reflexiones, su manera de entender el viaje: “el que viaja solo lo hace abierto al mundo”, nos dice en “Vagabundo en África”. Y desvela con naturalidad la introspección que toda ruta lleva aparejada: al fin y al cabo, el viaje es también un espacio para la reflexión y el crecimiento, un camino de soledad que nos lleva hasta el centro de nosotros mismos. Quizá sea ese el auténtico objetivo.

Uno de los últimos libros que mi padre leyó fue “El río de la luz”, que sigue las huellas de los buscadores de oro en el río Yukón cuya odisea Jack London había inmortalizado con tanto acierto en sus novelas. No puedo olvidar la enorme satisfacción que le produjo esta lectura, los párrafos que compartió conmigo y las veces que dijo: “así lo había imaginado”. La realidad de las páginas de Reverte convirtieron en real un deseo de juventud: viajar al Canadá. Solo lamento el no haberle agradecido personalmente al autor en su visita a Málaga el placer que sus páginas produjeron en este viejo aventurero, y en mí, que lo veía disfrutar tanto.

Os dejo ya, tengo que hacer mi maleta, quiero estar preparada para acompañar a Reverte en su próxima aventura.

Iqbal Masih: una historia para la reflexión

14 Mar

 

iqbal1 “No tener nada no es lo mismo que no ser nada”

 

El chico que nos sonríe desde la foto es Iqbal Masih, un niño pakistaní que Miguel Griot ha rescatado del olvido en el libro titulado “Iqbal Masih. Lágrimas, sorpresas y coraje”.

Iqbal trabajó desde los cinco años como esclavo en una fábrica de alfombras y consiguió salir de ese infierno para servir de testigo ante el mundo de la cruel e injusta situación de miles de niños que, como él, trabajan en condiciones inhumanas por toda la geografía. Este libro da testimonio de su vida, pero sobre todo, de su inquebrantable esperanza; en una situación en la que la mayoría de las personas serían vencidas por las circunstancias, este pequeño muestra un espíritu libre, un sentido de la justcia que le hace rebelarse , buscar aliados y ser consciente de la necesidad de contar esa terrible realidad que nadie quiere ver.

Por una cantidad ridícula para el mundo occidental, Iqbal es cedido como esclavo a un fabricante de alfombras con el que trabajará a diario en un espacio reducido, maltratado, vejado y explotado hasta conseguir deformar su cuerpo e impedir el crecimiento con normalidad. A pesar de convivir con la crueldad, Iqbal es capaz de soñar, de mirar el ventanuco de su taller y descubrir el sol que brilla al otro lado, de escapar para bañarse en el río sabiendo las consecuencias que esa acción le acarreará. Iqbal es un ejemplo de dignidad y de coraje capaz de decir BASTA y defender sus derechos ; conocer la existencia de BFLL (Frente de Liberación del Trabajo Forzado),una organización que lucha por ayudar a niños en situación similar a la suya, le dará las alas que necesita para escapar de su prisión.

Miguel Griot nos ofrece una visión calidoscópica de Iqbal al que vamos descubriendo a través de los comentarios de aquello que tuvieron la suerte de conocerlo: su familia, sus amigos, los miembros de la Ong, personas con las que comparte tan solo unos días o que lo escuchan en alguna de sus charlas. Cada uno va perfilando la figura de Iqbal y tejiendo ese carácter alegre y juguetón que convive con una profunda madurez y sentido de la responsabilidad respecto a la infancia doliente de la que da testimonio hasta el agotamiento. La alternancia de voces y la división en capítulos cortos hacen muy ágil la lectura de este libro impregnado de un profundo optimismo a pesar de la dureza de su temática.i

La historia de Iqbal no tiene un buen final: con apenas doce años es asesinado mientras montaba en bicicleta por un sicario contratado por aquellos que querían acallar su voz. Este libro pretende impedir que su muerte haya sido en vano, quiere mantener viva su luz y despertar nuestra conciencia para luchar por un mundo más justo en el que todos los niños tengan derecho a vivir una infancia feliz.

El 16 de abril de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil y es un buen momento para reflexionar sobre el tema en la escuela y en los hogares . Hay pequeños gestos que pueden ayudar a cambiar la situación de los niños esclavos, numerosas ONGs que trabajan por un mundo más justo y a las que podemos apoyar en sus iniciativas.

Podéis leer una entrevista con Miguel Griot y los motivos que le llevaron a escribir este libro.
Aquí  un informe sobre la situación de la población infantil trabajadora.

Versos para leer y mirar : libros de poesía ilustrados

8 Dic

DSCN4087

Los tienes en las manos y los acaricias de forma instintiva. Los abres porque es imposible no hacerlo, te seducen desde las cubiertas con sus colores y sus títulos, te asombran desde las páginas con sus juegos de palabras y sus ilustraciones: son libros de poesía ilustradas que suman a los versos la riqueza de sus imágenes.

Si la poesía es el juego del lenguaje, estos libros de poemas  hacen guiños al lector también desde las ilustraciones permitiendo incorporarse a la lectura incluso a los más pequeños, en ese juego de mirar y adivinar que proponen.

“La ruleta de los colores” es un potente reclamo para los chicos que participan observando y asociando colores y objetos, versos a ritmo de cariño y arcoíris.

El humor de la mano de Guridi y Mar Benegas lo encontramos en “A lo bestia” donde el trazo sencillo de la ilustración no resta ni un ápice de expresividad a las propuestas poéticas siempre sorprendentes de Mar Benegas.

En “La historia extravagante de Hipo y Gavante”, un abecedario poético que cuenta una divertida historia de amistad entre un hipopótamo y un bogavante, la simbiosis existente entre el juego de adivinación que propone el texto y la imagen es tal que en la ilustración está la clave para contestar correctamente.

Para lectores adolescentes que sigan manteniendo la mirada asombrada contamos con la colección de poesía de “El jineta azul”, un auténtico catálogo de poemas visuales que duplican en cada página los versos: versos para leer y versos para mirar.

Desde Málaga nos llega la “Colección Caracol” publicada por la Diputación Provincial y dirigida por Antonio Gómez Yebra. Cada poemario está escrito e ilustrado por un autor diferente dando lugar a un catálogo muy rico en propuestas estéticas y poéticas.

No resulta fácil que Federico García Lorca nos siga sorprendiendo, y sin embargo, la editorial Kalandraka lo consigue con “12 poemas de Lorca” ilustrados con exquisita sensibilidad por Gabriel Pacheco que nos muestra un poeta distinto, que se pinta de azul y de vida y que regala al lector en cada página una nueva mirada sobre los versos de siempre.

“El libro de las nanas” es una vuelta a la cuna, al regazo y al mimo con canciones mil veces escuchadas y a las que Noemí Villamouza añade un toque de ternura que solo ella podría conseguir.

De la dulzura de las ilustraciones de Noemí pasamos a la propuesta geométrica de Enrique Quevedo en “La hora de los relojes”. Los versos de Fran Nuño, cercanos y risueños, se miran en las imágenes llenas de color en este libro tan cuidadosamente editado por Factoría K.

“100 greguerías ilustradas” consigue plasmar el espíritu lúdico y humorístico del que presumió siempre Ramón Gómez de la Serna, de la misma manera que “El libro de las preguntas” de Pablo Neruda gana, y mucho, con las ilustraciones de Isidro Ferrer, ambos de Media Vaca.

Para jugar con los más pequeños, la colección “De la cuna a la Luna” con textos de Antonio Rubio ideada, según nos dice el propio autor, “para educar el ojo y endulzar el oído”. Versos musicales, pensados para ser leídos en voz alta e ilustraciones sencillas que permiten la identificación y facilitan la participación desde los primeros años.

También para los chiquitines “Las diez gallinas” de Edelvives es una baza segura a la hora de compartir el juego de la rima.

Hay más, muchos más, pero estos a los que nombro me acompañan en mi maleta en los últimos meses y es mi forma de darle las gracias.



 

Canica Books: sueños de papel

10 Jun

mitadCanica Books es una joven editorial malagueña de álbumes ilustrados. Canica Books es también un proyecto personal, un sueño hecho realidad de Clara Canela.

Clara Canela, la editora, viene del mundo de la empresa, de Madrid y su ritmo, del vértigo de sus días. Quiso hacer un cambio y Málaga la recibió como sabe hacerlo esta ciudad: con los brazos abiertos y la calidez de su sol y de sus gentes.

Decide embarcarse en la aventura editorial en un momento en el que las iniciativas de ese tipo se consideran suicidas. Pero en Clara converge la intuición y el pragmatismo y decide seguir adelante con el proyecto de Canica Books buscando propuestas diferentes, textos e ilustraciones que conmuevan, que descubran algo al lector. Los proyectos le vienen un poco por azar, le gusta lo que ve y lo que escucha de sus autores, se asesora con expertos, con amigos, pero sobre todo, se deja guiar por lo que su corazón le dicta.

Los dos libros que Canica Books tiene en el mercado son el resultado de un trabajo en equipo, del álbum concebido como un todo en el que cada uno de los detalles cuentan y han sido mimados. Autor, editora y maquetadora discuten cada una de las cuestiones: desde el grosor del papel hasta los colores de cubierta, las estrategias de lanzamiento, la distribución. Todo está pensado y tiene al mismo tiempo la frescura de lo espontáneo. Según la propia editora nos cuenta: “por todos lados surgen ideas, colaboraciones, apoyos”.

Confiesa su suerte al encontrarse con los autores de sus libros: “Son muy buenos en su trabajo, excelentes personas y unos magníficos comunicadores”.

Es cierto, tanto Emmanuel Lafont como Nono Granero son autores con una tremenda capacidad para tender puentes hacia sus lectores, quizá porque les interesa realmente lo que estos opinan de su obra y quieren seguir creciendo de cara a su próxima creación.

El primer libro de Canica Books “La otra mitad” es un álbum para adultos, con un texto mínimo que está situado en la última página para permitir al lector que interprete las ilustraciones con total libertad. Es un libro inteligente con múltiples lecturas que se enriquece en cada nueva mirada. Después de escuchar a Emmanuel Lafont hablar del porqué de esta historia, añadiría además que es un libro honesto, ineludible y personal pero al mismo tiempo universal. Sorprende desde las guardas y nos obliga a reflexionar y mirarnos ante el propio espejo.

“La historia extravagante de Hipo y Gavante”, segundo libro de Canica Books es un libro-juego que propone una adivinanza en cada página encontrando en la ilustración la clave para la respuesta. Siguiendo las letras del abecedario , el autor, Nono Granero, nos cuenta una historia de amistad entre un hipopótamo y un bogavante y lo hace en verso, en risa, en sorpresa. Es un libro para compartir que gana al leerlo en voz alta, con un perfecto maridaje entre imagen y texto como ocurre en las historias en las que autor e ilustrador son la misma persona. Funciona y funciona muy bien en las lecturas familiares porque supone un reto en cada vuelta de página, un reto gozoso y compartido. Está ya  incorporado incondicionalmente a mi maleta de recursos.

Los dos libros han tenido una campaña de lanzamiento intensa y original, desde la pintada de escaparates en la librería Mapas y Compañía hasta tertulias psicoanalíticas en la librería Rayuela. Ferias del Libro, encuentro con escolares de todas las edades y una presencia en las redes sociales y en los medios de comunicación provocadora y sugerente que muestra el conocimiento que tiene Clara Canela de las reglas del mercado. Me descubro ante su buen hacer.

Esperamos ilusionados el próximo lanzamiento, deseamos que no tarde.hipo

Releyendo a Platero

3 Feb

Platero y yo

    “Leer libros en la juventud es como mirar a la luna por una rendija;   leer libros en la edad   madura     es como mirar a la luna desde el patio,y  leer libros en la ancianidad es como mirar a la luna desde una terraza abierta.Esto se debe a que la profundidad de los beneficios de la lectura varía en proporción con la profundidad de la experiencia de cada uno.”

                                                                                                    (Chan Chao. Dulces sombras soñadas)

Pertenezco a una generación que leyó “Platero” en la escuela. Mis recuerdos de la obra no iban más allá de la consabida descripción del borriquillo : “Platero es pequeño, peludo, tan blanco por fuera  …”  y de la incorporación a mi vocabulario de la palabra azabache , que me resultó sonora y sugerente.

El autor, Juan Ramón Jiménez, quedó en mi memoria como un hombre triste que decidió saltarse las reglas ortográficas, y Zenobia (con ese espíritu de solidaridad femenina que ya apuntaba en mí) como una extraordinaria mujer que vivió como tantas otras mujeres a la sombra de un hombre.

Con motivo del centenario de la publicación de “Platero y yo “ he vuelto a releerla la obra ; Platero ha crecido ante mis ojos de la misma manera en que yo he crecido como lectora en estos años. Confieso que he paseado por sus páginas con verdadero placer, por una vez sin prisas, acomodando mi paso al del borriquillo y a la placidez de la vida moguereña. Los cambios estacionales han ido sucediéndose con la naturalidad que lo hacen en el campo y he descubierto esa mirada sensible y solidaria del poeta a medida que avanzaba en mi lectura.

Juan Ramón recuerda al niño que fue y observa a los niños que se cruzan en su camino con una enorme ternura; la pobreza, la enfermedad y la injusticia a las que se enfrenta esa infancia de principios del siglo XX no le resultan indiferente y así lo refleja en muchas de sus páginas: el niño tonto, el pastor, la chiquilla de las naranjas….Toda una galería de personajes que el poeta inmortaliza haciendo reflexionar al lector actual sobre la infancia doliente.

Observa también el poeta el sufrimiento de los animales, rechaza la crueldad con el perro sarnoso, las peleas de gallos, los burros que arrastran una carga más pesada de la que sus cuerpos aguantan. Huye de las aglomeraciones y sus lugares preferidos son espacios solitarios en los que poder disfrutar de la naturaleza.

Juan Ramón nos descubre los rincones de Moguer, su tierra y su mar, sus costumbres. Sus palabras nos invitan a caminar e imaginar el paisaje que van pintando las distintas estaciones. Es una contemplación gozosa de la naturaleza y también una metáfora permanente que nos hace difícil catalogar esta novela , tan próxima a la poesía pura. No hay prisa, el poeta se detiene y nosotros con él, recorriendo las imágenes creadas con palabras hermosas, escogidas, manteniendo el asombro de los primeros años.

“Platero y yo” es una conversación del poeta consigo mismo, con sus recuerdos. Es una historia impregnada por la melancolía y salpicada con momentos de fugaz alegría que se viven con intensidad.

Juan Ramón era realmente un hombre enfermo de tristeza y Zenobia una mujer extraordinaria que se comprometió con el mundo que le tocó vivir y desarrolló una valiosísima labor de traducción junto al poeta; compartieron la actividad docente y sus figuras están irremediablemente unidas . La enfermedad marcó la vida y la obra de este autor  dotándola de una profundidad y sensibilidad extremas y la compañía y el apoyo de Zenobia permitió que su figura fueran reconocida y valorada universalmente.

Me alegra que este centenario me animara a leer de nuevo “Platero y yo”. Comienzo ilusionada  la andadura del taller “Paseando con Platero”con el que me sumo a esta celebración y a las múltiples actividades que desde la  Fundación Zenobia – Juan Ramón Jiménez  y otras instituciones se van a desarrollar a lo largo del año. No dejéis de seguirlos en facebook.

Lecciones de pesca

28 Sep

Mame, amiga y responsable de la Librería Rayuela  ha puesto una vez más en mis manos un libro delicioso:  “Lecciones de pesca”, un cuento con los colores de la infancia que me ha hecho recordar  otros leídos hace muchos años.
¿Un cómic, un álbum ilustrado?. Lo cierto es que lo abrí pensando que se trataba de un álbum : su formato , cubiertas y guardas me inducían a pensar eso, pero a medida que avanzaba en la lectura descubri las viñetas y bocadillos que asociamos irremediablemente al cómic. En cualquier caso se trata de un gozoso híbrido en el que encontramos humor, ironía y una profunda reflexión sobre la vida.

La historia se inicia con una plácida estampaEn un pequeño puerto de la costa occidental, un hombre pobremente vestido duerme la siesta tumbado en su barca de pesca. Frente a él, un turista muy elegante, toma fotos de la escena despertando al viejo marinero al que somete a un intenso interrogatorio sobre su actividad pesquera. Como en el antiguo cuento de la lechera, el turista comienza a imaginar las magníficas ganancias que podría llegar a atesorar el pescador si dedicara a su trabajo un mayor número de horas. El final lo dejo sin desvelar.

El texto , adaptación de un relato realizado por del Premio Nóbel de literatura Heinrich Böll con motivo del Día del Trabajo, es claro y expresivo permitiendo una lectura teatralizada que hará sin duda las delicias de los oyentes. La viveza de las  ilustraciónes de Emile Bravo completan la narración estimulando el análisis los distintos estados de ánimo del protagonista que pasa de la irritación a la curiosidad dejándose arrastrar  por la fantasía  del turista.

Me gusta este libro sin edad válido para compartir con los más pequeños y que nos hacen pensar a los  adultos. Me gusta la crítica sutil y certera del mundo del consumo en el que vivimos inmersos y sobre todo, me alegra encontrarme con historias inteligentes que utilizan el humor para hacernos reflexionar sobre la necesidad de detenernos a contemplar la propia vida y a redescubrir todo lo que ella nos ofrece.

Carolina : un paseo por la adolescencia

7 Nov

Carolina es una adolescente que crece en un mundo cambiante: la Checoslovaquia que abandona la dictadura comunista e inicia su andadura en libertad. Lo mismo que le ocurre a nuestra protagonista.

Carolina no es una niña, pero tampoco es una adulta. Tiene ante sí la tarea de contar su biografía y, consciente de la importancia de las raíces, se remonta al encarcelamiento de su abuelo, a la niñez de su padre, al tiempo en sus padres se conocieron y enamoraron. Solo cuando todo esto está dicho, Carolina habla de sí misma: su pasión por la danza, los cambios de domicilio, los amigos, el amor por Lev, su accidente…

La adolescencia es una edad difícil ; quienes la recuerden como un camino de rosas han olvidado la sensación de zozobra que acompaña a estos años y el sufrimiento que lleva aparejado el  crecer. En esta etapa todo se vive intensamente: la duda, el gozo, el dolor y así ha conseguido plasmarlo Iva Procházlková en la novela

Con una exquisita sensibilidad la autora ha creado un personaje intemporal con el que es muy fácil identificarse. Carolina busca su lugar en el mundo y nos invita en cada página a acompañarla en su andadura. Cuando llegamos al final sentimos que Carolina ha crecido y que podemos dejarla sola, aunque nos cueste cerrar el libro.

Una historia para los jóvenes de hoy y para recordar  aquellos que fuimos.

Letras en los cordones

9 Sep

Mi hermano, que me quiere y me conoce, me ha regalado un álbum que se llama “Letras en los cordones” de la editorial Kalandraka.
Este libro tiene voz de niño y la mirada limpia de los pocos años. Este niño nos cuenta cosas de su familia, de su camino diario al colegio , de su madre que está ausente toda la semana, de su hermana…..Es una historia de pobreza , la historia de muchos niños  que tienen que caminar descalzos para llegar a una escuela donde lo que más les gusta es el vaso de leche que le dan al llegar.
No es una historia triste porque el amor impregna todas y cada una de las páginas y también, porque abre una camino a la esperanza, un camino que pasa por la escuela. “Letras en los cordones” nos descubre el poder de las palabras, la magia de aprender a descifrarlas y la posibilidad que los libros nos ofrecen de soñar otras realidades.
Este álbum es además un regalo para la vista; la delicadeza de las ilustraciones provoca la empatía y nos obliga a pensar , convirtiéndose en  el punto de partida de una reflexión    sobre la desigualdad ,  el valor de la educación, la fuerza de los lazos familiares y  la importancia de los libros

Este cuento no  es un cuento,  es la triste realidad de muchos niños del planeta.

Imprescindible en nuestra biblioteca.

A %d blogueros les gusta esto: