Archivo | noviembre, 2018

“El coleccionista de besos”: la vida en las ventanas.

15 Nov

Besos“Tengo 18 años. Soy un extraterrestre. Mis padres no son mis padres. Estoy seguro. Cuando estoy en mi habitación, cuando ellos creen que estoy estudiando, me conecto a internet. La vida es más real cuando estás enchufado.”

Así comienza el libro “El coleccionista de besos” de Pedro Ramos, publicado en la colección Periscopio de Edebé. Un libro que compartimos en la tertulia de la librería Rayuela de Málaga y que ha contado con el aplauso unánime de todos los contertulios. Pocas veces ocurre eso.

El libro nos narra la historia de IAN, un joven con Trastorno de Espectro Autista (TEA) que se enamora de una alumna de intercambio italiana y al que le resulta mucho más fácil relacionarse a través de los mensajes de texto que en el cara a cara.

IAN colecciona besos, besos ajenos que cuelga en las redes sociales y que representan todo aquello que él no puede  alcanzar: son besos de otros, esos otros de los que le gustaría formar parte.

Las redes sociales, los juegos de ordenador y las relaciones artificiales que se generan en las pantallas son el eje vertebrador de esta historia que nos sumerge de golpe en el mundo de IAN, un joven diferente, como todos lo somos de alguna manera, que busca desesperadamente ser un igual entre sus iguales. No siempre le resulta sencillo: su sinceridad sin matices, su manera directa de enfrentarse a las cosas y de decirlas le generan a menudo conflictos en un mundo que no está acostumbrado a la franqueza. IAN es honesto, inteligente  y está enamorado. IAN es un personaje de carne y  hueso en cuyos pensamientos nos vemos sumergidos  desde la primera página. Vivimos en la cabeza de IAN y sufrimos y gozamos al ritmo de su corazón. Las relaciones familiares, el acoso, la soledad y los miedos adolescentes aparecen reflejados en estas páginas, pero también lo están el amor, el coraje y la superación de las propias limitaciones.

“El coleccionista de besos” es una novela sin fisuras, ágil y fácil de leer,  en la que vemos plasmadas las vivencias de la juventud actual con personajes a los que uno puede reconocer en cualquier instituto de la ciudad. No hay tiempo para el aburrimiento, nos dejamos arrastrar por el ritmo de la historia deseando saber qué le ocurre a nuestro protagonista. Con la noche de San  Juan como escenario mágico asistimos al inesperado desenlace de esta novela con el sabor agridulce que nos dejan los buenos libros, anhelando seguir a IAN más allá de la última página.Pedro

Pedro Ramos es un escritor sólido, dedicado plenamente a la labor de creación que compagina con  talleres de escritura y de promoción cultural. Habla de su trabajo diario con pasión: se soñaba escritor y su sueño se ha hecho realidad. Sus novelas están teniendo una enorme aceptación entre los jóvenes porque el autor se encuentra muy cercano a sus inquietudes, los escucha y plasma con acierto aquello que le cuentan. Acaba de publicar una novela para adultos, “Tres mil noches con Marga” que espera impaciente en mi mesilla de noche para ser disfrutada, de eso estoy segura.

Por una mosca de nada: humor encadenado

5 Nov

moscaHay libros que te guiñan desde la portada, que te sonríen y llaman tu atención vistiéndose de verde y animándote a descubrir qué se esconde en su interior. Esto ocurre con el álbum de Canicabooks, “Por una mosca de nada”, escrito por Gracia Iglesias con ilustraciones de Ana Gómez , una invitación a la lectura incluso antes de abrir el libro.

“Por una mosca de nada” es una historia encadenada, rimada e ilustrada, nacida para hacernos reír. Narra las desventuras del vecino de arriba, que tuvo la desgracia de comerse una mosca viva y que acudió a su doctor a buscar la solución….a partir de ahí, una serie de remedios insólitos van armando una de esas retahílas a las que son tan aficionados los pequeños, acompañando al ingenioso texto una poderosa ilustración que multiplica el efecto humorístico de la historia. Ojos sorprendidos, doloridos, asustados, bocas que se abren en ángulos imposibles, animales que se suceden ensartados por la rima y un final sorprendente que hace que se agrande también nuestra sonrisa , esto es lo que atesora la última publicación de Canicabooks, una editorial que nos tiene acostumbrados a la calidad de su edición : libros que resultan irresistibles no solo por su contenido, sino por la textura de sus páginas, el placer de recorrer la suavidad de su portada y lo cuidado de cada pequeño detalle que hablan del buen hacer de su editora.

Confieso que entre esta mosca y yo el flechazo fue instantáneo ; ocupa ya  un lugar de privilegio en mi maleta viajera y estoy convencida de que provocará las delicias de los más pequeños. Hay ingenio tanto en el texto como en las imágenes. Resulta un placer leerlo en voz alta porque hay ritmo y música en  las palabras y  permite a los niños  participar en la narración . En medio de tantos libros sesudos y políticamente correctos escritos para aburrir a los niños, agradezco que lleguen a mis manos historias como esta, que cumple con creces el objetivo primordial de la literatura: deleitar.

Auguro muchos éxitos a este álbum, sucesivas reediciones y quizá la búsqueda desesperada del último ejemplar por parte de padres, maestros o narradores que seguro estarán tan contentos como yo de haber descubierto este maravilloso álbum.
¡¡Gracias Canicabooks!!

A %d blogueros les gusta esto: