Tag Archives: educar en igualdad

Mujeres a pie de letra: escritoras por la igualdad

23 Sep

Mónica Carretero

La Biblioteca Nacional celebra el 15 de octubre el Día de las Escritoras, en esta ocasión bajo el lema  “rebeldes y transgresoras”. Una celebración necesaria si nos fijamos en la clara situación de desigualdad en la que se encuentran las mujeres respecto a sus homólogos masculinos en cuanto a reconocimientos y premios: trece mujeres frente a los cien hombres que han recibido el Premio Nobel,  cuatro escritoras frente a los treinta y siete escritores que han logrado el Premio Cervantes y  también una escasísima presencia de mujeres escritoras en el Premio Nacional de Narrativa.

Los números cantan, o mejor dicho,  nos hacen llorar o al menos reflexionar sobre la invisibilidad de las mujeres también en el ámbito literario. Y no estamos hablando del pasado, aún en nuestros días sigue existiendo un trato discriminatorio incluso entre escritoras de éxito. Nuestra reconocidísima  y multimillonaria J. K. Rowling , autora de Harry Potter, se vio aconsejado por sus editores a firmar con las iniciales para evitar que los lectores más jóvenes rechazaran su fantástica obra por estar escrita por una mujer. Quiero pensar que las nuevas generaciones no tienen miras tan estrechas, pero resulta indignante que esos planteamientos se den en nuestros días.

Si preguntamos a niños y jóvenes sobre qué escritoras conocen, muy pocos son capaces de relacionar más de dos o tres nombres en el mejor de los casos. Centenarios como el de Gloria Fuertes, que rescataron su obra y dieron a conocer su vida, hacen que este sea uno de los nombres que repiten los jóvenes….¿pero cuántas escritoras siguen sin aparecer en los libros de texto, siguen siendo unas desconocidas para la gran mayoría o continúan ocultas tras sus seudónimos en la actualidad?. Como decía Virginia Wölf, una de las pioneras en poner su firma a pie de escrito, “anónimo es un nombre de mujer”.

El taller “Mujeres a pie de letra” quiere sumarse a esta jornada reivindicativa de la Biblioteca Nacional presentando a distintas escritoras, nacionales y extranjeras, que crearon personajes femeninos alejados de los estereotipos: protagonistas inteligentes, fuertes y voluntariosas que saben lo que quieren y  son capaces de luchar para conseguir sus objetivos….reales como la vida misma.

Convencida del poder transformador de los libros, “Mujeres a pie de letra” quiere provocar la reflexión sobre el poder de la literatura como instrumento de transmisión de roles , analizar textos e ilustraciones y colocar en el lugar que corresponde a tantas autoras que han luchado con sus historias por una sociedad igualitaria.

Nombrar para  darles existencia: ¡va por ellas!.

 

Anuncios

Mujeres de tinta

4 Mar

Las niñas ya no quieren ser princesas, y a los niños les da por presumir
Joaquín Sabina. Canción “Pongamos que hablo de Madrid”

Disiento de la canción: mi experiencia me demuestra que las niñas siguen queriendo ser princesas, vestir hermosos trajes y caminar de la mano del príncipe sobre una alfombra roja . Las niñas de hoy, que también quieren ser médicos, astronautas o soldados, siguen gustando, y mucho, de los cuentos clásicos con final al uso.

Para educar en igualda no tenemos que modificar esas historias , sería una medida perversa; tenemos que contextualizarlas y hacerlas convivir con otras en las que la protagonista tenga la posibilidad de elegir y no necesite de un héroe que la salve. Los niños lo saben, y diferencian con claridad ese mundo de ficción del mundo  real, dejándose fascinar por los cuentos de otros tiempos sin esa mirada crítica y deformada por lo políticamente correcto que hemos desarrollado los adultos.

Recuerdo el comentario de una madre, que ante el desencanto de su hija por el final de una historia en la que no “vivieron felices y comieron perdices”, intentaba ponerle ejemplos de mujeres independientes de su entorno que tenían una vida plena y satisfactoria , ante lo que esta, con una lógica aplastante le contestó:

– “ Sí, mamá….¡pero los cuentos tienen que terminar así!”

Hecha esta salvedad, no quiero dejar de reflexionar sobre el valor educativo que tienen las historias y las ilustraciones. Los cuentos de ahora, como los cuentos clásicos en su época, son reflejo de la sociedad en la que han nacido, nos ofrecen modelos a imitar, establecen paralelismos con la propia vida  y quiero pensar que también ayudan a transformar ese mundo del que son producto. Los cuentos de hoy hablan de mujeres que van a la oficina y de padres que bañan a sus hijos, de parejas que comparten las tareas del hogar y sobre todo de niños y niñas que pueden  elegir su itinerario vital : ser piratas, princesas, payasos….. Esa es la gran diferencia.
Una mirada atenta sobre las ilustraciones nos permitirá observar los cambios sociales que ha sufrido la situación de la mujer en los últimos años. Han quedado superadas las imágenes de la madre con el delantal puesto , y hace mucho tiempo que ningún niño se asombra de que sea el papá oso el que lee un cuento a su hijo en “¿No duermes, osito?” . Álbumes como el de la “Señorita Emilia” o “Un papá a la medida” son cada vez más frecuentes y releemos la colección de la editorial Lumen, “A favor de las niñas” de Adela Turín, con la sensación de que algunos de sus títulos están ya obsoletos. Craso error. No hay más que analizar la proliferación de colecciones  dirigidas específicamente a las chicas y que no hacen más que prolongar las series televisivas en las que la belleza es el único valor a tener en cuenta y el rosa, el color que marca la diferencia.

El protagonismo femenino en las novelas para adolescentes sigue siendo muy inferior al de los chicos y en el caso de que se produzca , esta protagonista se limita en muchos casos a asumir el rol masculino y actuar en consecuencia. El cambio no es ni tan real ni tan profundo como deberíamos esperar de estos tiempos, quizá porque el cambio social tampoco se ha consolidado.

Sigamos vigilantes, queda mucho camino aún por recorrer en el tema de la igualdad.

A %d blogueros les gusta esto: