Tag Archives: Biblioteca Escolar

Cooperación bibliotecaria: soledades y antídotos

3 Jun

  cooperaciontumblr_nl46331VBS1qkaoroo1_500   ¿Son soñadores?, ¿adoran la lectura?, ¿están dispuestos a trabajar horas extras en la biblioteca de su centro?. ¿Se sienten preparados para afrontar su tarea en solitario?. ¿Tiene asumido que la biblioteca es responsabilidad únicamente suya aunque tenga un “equipo de apoyo” que realmente no es ninguna de las dos cosas?.¿Están dispuestos a convertirse en decoradores, investigadores, cuentacuentos?, ¿desarrollará proyectos documentales que llevan aparejados un sinfín de tareas?, ¿seleccionará libros, webs y otros materiales y los organizará para que resulten accesibles?. ¿Es hábil con las manualidades?….Si su respuesta es afirmativa es usted el candidato perfecto para desarrollar la función de bibliotecario en cualquier centro educativo de nuestra geografía.

La profesión de bibliotecarios es una profesión dura. Los docentes responsables de los BECREA se enfrentan con una vasta tarea para la que cuentan en la mayoría de los casos con un presupuesto limitado, un tiempo escasísimo y sobre todo, una exigua o inexistente colaboración del resto del claustro.

Sí, estoy convencida de que el mayor problema al que se enfrentan estos profesionales es a la falta de apoyo de los propios compañeros. “La biblioteca es del bibliotecario” y a él o a ella le corresponde asumir la responsabilidad de convertirla en un espacio vivo desde el que promover no solo actividades de fomento de la lectura, sino una nueva forma de entender el la enseñanza, o el aprendizaje, que es palabra más adecuada en el entorno del BECREA.

A pesar de la obligatoriedad de contar con un equipo de apoyo, la mayor parte de las veces el nombramiento se limita a cumplir con un requisito administrativo y no supone, salvo honrosas excepciones, un apoyo real al proyecto de biblioteca. Reflexionemos y saquemos conclusiones: quizá nuestra primera tarea ha de ser la de convencer a nuestros compañeros del enorme valor que tiene el BECREA como herramienta de renovación pedagógica, y tal vez desde ese convencimiento se animen a sumar esfuerzos.

El siguiente paso ha de ser el de constituir grupos de cooperación en los que colaborar conjuntamente con los responsables de las bibliotecas de otros centros de enseñanza. Pensemos que estos grupos van a propiciar el encuentro, humano y profesional, con personas que tienen los mismos problemas e ilusiones que nosotros y que se enfrentan a diario con situaciones similares a las nuestras. Iniciamos el curso con un sinfín de proyectos en la cartera, pero la realidad va marcando las horas y muchos de ellos no llegan a ver la luz por carecer de tiempo y recursos para llevarlos a cabo.

Los grupos de cooperación bibliotecaria palían esas carencias: nos permiten dividir el trabajo, multiplicar los recursos, compartir materiales y elaborar proyectos conjuntos con los que ir construyendo una verdadera red de apoyo. Debemos afrontar las posibilidades que nos ofrece el grupo de cooperación como una forma de aligerar nuestra pesada carga y de rentabilizar nuestro trabajo haciéndolo más visible al mismo tiempo.

Redes y compromisos que podemos establecer también en la zona de influencia del centro: los ayuntamientos e instituciones de nuestra localidad, las familias y las bibliotecas públicas, recuperando el espíritu que animaba el movimiento de renovación pedagógica hace ya muchos años y que resulta ahora más necesario que nunca: educar en y para la sociedad.

Al fin y al cabo, la biblioteca escolar no es un espacio ni una colección de libros, es una idea, una forma nueva de concebir la educación que requiere el esfuerzo de todos para cumplir plenamente con su función.

Valga esta entrada como homenaje a esos incombustibles bibliotecarios/as y sirva como acicate para la constitución de grupos de cooperación bibliotecaria convencida de que son el mejor antídoto contra la soledad y evitan las bajas por desánimo.

Dejo un par de enlaces para ilustrar la bondad de estos grupos y las posibilidades que ofrece este trabajo colaborativo.

     http://zecobitorrox.blogspot.com.es/

    http://bibliotecasescolaresenredalbacete.blogspot.com.es/p/recursos-tema-2014-15-misterios-y.html

Bibliotecas escolares: una cruzada en solitario

8 May

A lo largo de este trimestre he realizado la actividad de “BIBLIOVIVA” en centros escolares de la ciudad de Málaga, lo que me ha permitido conocer de primera mano estos espacios construidos gracias al esfuerzo de unos docentes conscientes del valor de la biblioteca escolar (BE) como recurso pedagógico.
El fomento de la lectura es sin duda una de las tareas prioritarias que se debe plantear la BE: es fundamental propiciar en ella el encuentro lúdico con los libros, favorecer la lectura autónoma y, como consecuencia, consolidar las habilidades lectoras de los alumnos . Atravesar su puerta debe significar adentrarse en un mundo alejado de las obligaciones donde los libros esperen a los lectores con la generosidad de un buen amigo.
Conseguir que el alumnado se acerque libremente a la BE requiere , en primer lugar, una toma de conciencia de su importancia por parte de todo el claustro de profesores y esa toma de conciencia debe llevar aparejada un compromiso sólido y programado de colaboración con el equipo de la biblioteca, que en mucho de los casos es unipersonal.
Es este un trabajo muy duro para llevar a cabo en solitario; al margen de la tediosa labor de catalogación y etiquetado, la BE requiere un esfuerzo constante para transformarse en un espacio vivo, abierto el mayor número posible de horas, con visitas programadas en la que todos los cursos estén incluidos y en las que la formación de usuarios se realice sistemáticamente. Actividades de dinamización que den visibilidad a los fondos y en las que los alumnos sean los protagonistas , son imprescindibles para conseguir que la BE cumpla el objetivo para lo que fue creada.
Insisto en el compromiso. En los casos en que esa importancia no es asumida por la comunidad educativa, depende de la buena voluntad del responsable, de las escasas horas que le puede dedicar y, en muchas ocasiones, su traslado a otro centro supone el abandono de la BE y la pérdida de todo el trabajo realizado hasta entonces. Esta es la realidad. Algunos docentes confiesan sin pudor no conocer la BE de su centro; respuestas como “eso no lo llevo yo” o “soy de ciencias” son habituales y me reafirman en la idea de que aún queda mucho camino por recorrer.
No quiero ser pesimista: hemos avanzado, y mucho. Las BE malagueñas son un referente dentro y fuera de nuestra comunidad y lo avalan los numerosos premios que han cosechado en los últimos años. Los responsables de las BE son inmunes al desánimo, ponen pasión e ilusión en su labor y creen firmemente en la relevancia de este recurso. También la legislación existente en nuestra comunidad garantiza la viabilidad de las BE y aunque los medios se han reducido, su aplicación rigurosa redundaría en la consolidación de estas y en la rentabilidad del esfuerzo invertido.
Creo que debemos reflexionar y valorar el trabajo de los bibliotecarios escolares y reforzar sus actuaciones;  a estos, les animo a que inicien el curso con un taller de formación de usuarios destinado a sus propios compañeros….. el resultado puede sorprender a todos.

A %d blogueros les gusta esto: