Tag Archives: Lectura y tic

Propósitos de verano

27 Jun
Tatyana Deriv

Tatyana Deriv

Hace unos años participé en un taller sobre gestión de tiempo en el que me ofrecí voluntaria para realizar una multitarea: me pidieron que contara el cuento de Caperucita al mismo tiempo que escribía la receta para hacer una tortilla de patatas. Los que me conocen saben de mi pasión por Caperucita y también son famosas mis tortillas de patatas entre familiares y amigos, pero os aseguro que cualquier persona habría tenido dificultades para elaborar una tortilla con mi receta y tampoco tendría muy claro el final de este cuento clásico. Confieso que el resultado me decepcionó (al fin y al cabo, uno sale voluntario para servir de ejemplo positivo) pero me provocó una reflexión que tiene mucho que ver con mis propósitos de este verano.

Voy a desconectarme de todos los dispositivos.Tengo la intención de recuperar esa lectura profunda en la que el tiempo se detenia y me  entregaba incondicionalmente a lo que las páginas quisieran ofrecerme. No había distracción, los descansos estivales se veían poblados de historias que vivía en directo sin asomarme sistemáticamente al móvil o la pantalla de ordenador. Leía de un tirón hasta la última página, arrastrada sin descanso por el vértigo de la historia de la que me sentía juez y parte. Recuerdo el gesto de cerrar los ojos tras la última frase para no sentirme lanzada de forma brusca al mundo real, prolongando por unos minutos la aventura de haber vivido otra vida entre las páginas.

Después del reposo llegaba el tiempo de comentar y desmenuzar lo leído, de prestar el libro con la promesa de devolución y de buscar ávidamente otro título que me cautivara. Leía sin prisas, concentrada y consciente del regalo que esta actividad me deparaba  sin hacer nada más que eso, leer.

Añoro esa dedicación en exclusiva, añoro ese tiempo en el que la lectura no pasaba más que de una página a otra y que no se veía interrumpida por el sonido de un wasaph o un  correo  entrante. Añoro la lectura reposada y reflexiva, la que invitaba a dialogar y sacar conclusiones. Quiero recuperar la sana costumbre de compartir libros y no enlaces, de subrayar pasajes de mis lecturas y no escribirlos en los muros de facebook. Quiero que mi lectura vuelva a llenarme de zozobras y de dudas, que me haga cuestionarme y llorar si es necesario, de reír ante el asombro de mis compañeros de sombrilla. Quiero pasar de una línea a otra, de una palabra a la siguiente y llegar a cerrar de nuevo un libro con agradecimiento. Quiero leer, sin interrupción.

No reniego de las tecnologías pero necesito ponerles cerco. Son una magnífica oportunidad de acceder al conocimiento y conectarnos con otras personas pero están modificando la forma en la que leo. Mis tiempos de lectura son cada vez mas cortos, más dispersos, se adaptan con dificultad a una novela larga, acomodándose mejor al relato y caminando a pasos agigantados hacia las historias mínimas. Solo la poesía se salva en cualquier caso. Me seducen los enlaces, me pierde el atractivo de algunos artículos por los que paseo sin llegar a leer en profundida, vagabundeo y picoteo por la red dedicándole más horas de las debidas.

Aprendí en el taller al que hacía referencia al inicio de este post la necesidad de concentrarse en una única tarea para alcanzar la perfección y para mí esas lecturas de antaño representaban el placer perfecto. Vuelvo a retomarlas,  espero cumplir mi propósito este verano.

Lectura y TIC: alianza en equilibrio

20 Abr

leer ticHace tiempo que quedaron atrás las polémicas sobre si la lectura en pantalla era o no lectura; está claro que el hecho lector  no depende del soporte en que  se realice y nadie discute a estas alturas un concepto de  lectura amplio  que trasciende los límites del libro físico . Las TICs  y los nuevos dispositivos han revolucionado el mundo , no solo  la lectura , y se han convertido en un elemento indispensable en la educación y en la vida.

En el XI Encuentro Provincial de BE de Málaga se reflexionó ampliamente sobre la necesidad de establecer alianzas entre los responsables de las BE y los del proyecto TIC del centro ya que no se concibe la labor de la BE sin la utilización de las mismas; a menudo el responsable de la BE no tiene los conocimientos necesarios para rentabilizar las posibilidades de la red y necesita una colaboración efectiva y planificada de un experto dentro del horario lectivo. Me entusiasmó el concepto de “pareja pedagógica” para hacer referencia al trabajo conjunto de los responsables del CRP  y de las  TIC dando respuesta a necesidades concretas de la biblioteca y buscando la autonomía y formación del profesor bibliotecario.

Los que trabajamos en este mundo de la dinamización lectora así como  los responsables de las BE sabemos el carácter imprescindible de las redes sociales y los blogs para acercar la lectura a los más jóvenes. Estos se sienten cómodos en esos medios, los manejan con soltura y reciben con complacencia todo lo que les llega por ese medio. Su conocimiento del mismo favorece el que se conviertan en protagonistas de las actividades lectoras y los nuevos dispositivos acercan con eficacia a los alumnos los comentarios, novedades y reseñas que se producen en la red.

En esta línea, el CEIP Victoria Kent de Málaga propone una celebración del Día del Libro 2.0 : rutas literarias creadas con google maps, actividades con códigos QR , recomendaciones de libros en vídeo, fotos y comentarios en el blog con escenas de lectura y video poemas realizados por los alumnos. Una magnífica idea que sin embargo me hizo añorar otras épocas  en las que el libro impreso era el protagonista.

No se asusten, no estoy planteando un viaje en el tiempo en el que no exista la lectura en pantallas, simplemente quiero provocar la reflexión desapasionada y crítica sobre lo que las tecnologías y la lectura en los nuevos dispositivos nos aportan . Está demostrado que la uniformidad de la pantalla dificulta la memoria visual y la fijación de conceptos y que las posibilidades del hipertexto hacen que nuestras forma de leer sea mucho menos profunda . La red facilita la dispersión y hemos de defendernos frente a sus cantos de sirena para no dejar que nuestro rumbo se desvíe. Compaginar la lectura desplegable con la lectura lineal de un texto impreso me parece la solución más acertada, educar a los jóvenes para que se muevan con criterio  dentro del universo virtual, un deber inexcusable.

Confieso que a menudo, después de una intensa jornada frente al ordenador, contemplo desolada como crece mi carpeta de asuntos pendientes de leer (  leer de verdad, interiorizando, reflexionando, sacando conclusiones ) y me pregunto si no hubiera sido mejor haber dedicado las horas a la lectura reposada y sólida de un buen libro. Hoy me he asomado a muchas ventanas y siento que ninguna me ha dado el cobijo de las páginas…discúlpenme, la lluvia me ha revuelto la nostalgia.

Lectores por contagio

23 Nov

Esta semana he impartido un taller en el Centro de Profesores de la Axarquía para los responsables de las bibliotecas escolares de la zona.

Os dejo la presentación de la sesión y esta frase para la reflexión de Iris Rivera

Mediar es, de alguna manera, estar en el medio entre las personas y los libros. Claro que se puede estar ‘en el medio’ a la manera de una medianera… o a la manera de un puente. Al docente, al bibliotecario, al adulto que trabaja para volverse puente es al que damos el nombre de mediador.”

Lecturas obligatorias : nuevas estrategias

7 Oct

Conversando hace unos días con un joven estudiante  comprobé que sus lecturas en el instituto eran  muy similares a las que yo tenía en los años setenta, y que por desgracia, los métodos de evaluación de su profesora no habían cambiado sustancialmente . Lo sentí por él, consciente de las propuestas innovadoras de muchos docentes a los que conozco (real o virtualmente) y que se plantean día a día el reto de hacer accesibles las obras clásicas a sus alumnos.
No es tarea fácil, los textos clásicos les resultan ajenos, no utilizan su lenguaje, no les provocan los temas y no sienten cercanos a los protagonistas. Romper con esa sensación de ajenidad es el primer obstáculo que ha de sortear el docente. Recuerdo una lectura de Doña Perfecta de Benito P. Galdós, que compartí hace unos años con un grupo de alumnos de secundaria; esta novela de tesis no tuvo, como era de esperar , buena acogida entre los chicos. Convoqué entonces a un grupo que asistía al taller de teatro de la localidad y les pedí que se metieran en la piel de los personajes principales: tenían que pensar, sentir y hablar como ellos. Organizamos a continuación una rueda de prensa en la que el resto de sus compañeros los sometieron a una batería de preguntas cáusticas, al estilo de los programas de cotilleo tan de moda en nuestras televisiones, y los protagonistas contestaron tal y como lo habrían hecho los personajes de la novela. La experiencia fue muy enriquecedora: los alumnos descubrieron que ese título, en principio tan alejado de sus intereses trataba muchos temas que les concernían: las relaciones familiares, los convencionalismos sociales, la religión, la justicia….muchas cuestiones salieron a debate y este resultó tan encendido como los que aparecen en las pantallas. Los personajes se convirtieron en reales y alguno se aventuró a plantear un desenlace diferente que los hiciera más felices.

El uso de las tic ha multiplicado las posibilidades de un acercamiento novedoso a nuestros autores ; experiencias como la del club de lectura virtual que desarrolló Pep Bruno hace ya unos años entorno al Quijote abrían el camino a la utilización de internet como herramienta de fomento lector.

En Sevilla el proyecto del profesor Nacho Gallardo “REDsidencia de Estudiantes”  propone la utilización de las redes sociales para conocer en profundidad a la Generación del 27 . En palabras del propio docente “este proyecto trata de imaginar cómo serían, en la actualidad, las relaciones entre los amigos que formaron este grupo. Posiblemente aprovecharían las nuevas tecnologías para compartir ideas, textos, fotografías, vídeos… Posiblemente participarían en alguna red social para estar en contacto en todo momento, utilizando para ello los distintos dispositivos móviles a nuestro alcance”
La creación de esta “Residencia de Estudiantes Virtual” me parece una acertadísima propuesta  que consigue no solo el conocimiento de los autores y sus obras, sino de la convulsa época en la que estas vieron la luz.

De la mano de Aurelia Molina, profesora en el IES “Concha Méndez Cuesta” de Torremolinos, nos llega “Duelo de poetas en la red” , proyecto en el que se propone a los alumnos la creación de sonetos estableciendo un “duelo virtual” en el que deberán asumir como propia la rivalidad existente entre dos autores muy significativos: Góngora y Quevedo.

     Os animo a que os adentréis en estos proyectos desglosados paso a paso en los enlaces con enorme generosidad . Unos ejemplos magníficos de los que aprender.

A %d blogueros les gusta esto: