Archivo | Fomento de la lectura RSS feed for this section

Recetas para cocinar lectores

20 Jun
Oliver Jeffers

Oliver Jeffers

A menudo me preguntan si hay una receta mágica para animar a leer a los niños y jóvenes y no soy capaz de dar una respuesta concreta, pero siempre he pensado que un buen mediador de la lectura es como un buen cocinero que partiendo de un mismo ingrediente sabe crear un menú diferente, sazonar, elaborar salsas, entender que cada plato necesita un tiempo de cocción y saber que cada comensal es único.

Os dejo aquí algunos de los trucos que me ayudan en mi “cocina de lectores”:

  • Buenos libros, que mantengan el interés a lo largo de las páginas, que tengan ritmo, emoción y verdad. El mercado editorial es muy amplio y como mediadores hemos de leer mucho para hacer una selección personal de textos para compartir. Insisto en lo de personal: buscar en la red, dejarnos aconsejar por nuestro librero o tener en cuenta la opinión de los expertos es importante pero la última palabra la tenemos nosotros.
  • Entusiasmo y cariño: son estos ingredientes imprescindibles. Si estamos convencidos de la importancia de nuestra labor y del valor del texto que compartimos, acompañando todo eso con una buena dosis de cariño, el éxito está garantizado.
  • Escucha: tener en cuenta lo que les gusta a nuestros alumnos e hijos, hacerlos partícipes de la actividad y no meros espectadores, dejarles expresar sus opiniones y tomar nota de ellas para futuros encuentros.
  • Entender que el libro es desplegable, que sus páginas abren ante nosotros caminos infinitos y que  cada uno de ellos nos conduce a un lugar diferente. Dejarnos llevar por el camino y prestar atención a lo que el libro  nos susurra entre líneas.
  • Hacer lecturas en voz alta y cuidar la forma en que damos vida a un texto. No importa la edad de nuestros oyentes, nuestra voz es nuestra mejor aliada a la hora de provocar el deseo de leer.
  • Animarlos a que escriban: que cambien el final, den forma a sus impresiones o se carteen con los personajes de las historias. La escritura es una manera de reflexionar sobre lo leído. Nada de tediosos resúmenes que matan el placer de leer, a veces basta solo una palabra para evocar con emoción un libro, un pequeño diario de lecturas para recordar.

           Seguro que vosotros tenéis muchos más trucos para compartir…espero vuestros comentarios.

El placer de lo prohibido

15 Oct

Terrorlibros318714_297355120380436_251319593_nCon el inicio del otoño repito el viejo ritual de ordenar los libros de cara al nuevo curso. Descubrí hace tiempo que mis libros tienen vida propia y que se recolocan cada año en lugares diferentes atendiendo a criterios de afinidades que olvido con frecuencia. Me alegra que así sea porque esta rutina estacional me sirve para hacer un repaso del año y descubrir algún volumen cuyo recuerdo me reconforta.

Hay libros que son descartados y enviados a donde puedan ser útiles y otros simplemente se reubican en otros espacios. Este año he reunido en una sección sentimental mis libros prohibidos, aquellos leídos a deshoras bajo las sábanas, camuflados con un forro de revista para evitar indiscreciones (¡qué tiempos aquellos!) o robados de las estanterías de mis padres o hermanos mayores. Como podéis imaginar, a estas alturas de la vida no hay nada que me esté vetado ni nadie que me pueda vetar las lecturas, pero esa sección de libros leídos a una edad impropia me ha hecho reflexionar sobre la eficacia de la “prohibición” en el fomento de la lectura.

Al fin y al cabo, animar a leer es un proceso de seducción. No se trata de imponer, sino de despertar el deseo, la curiosidad por descubrir lo que se esconde tras una portada o un título. A menudo nuestra insistencia o excesivo entusiasmo sobre la bondad de un libro produce un efecto contrario al deseado. Me contaba una vieja amiga, profesora de primaria durante muchos años, que siempre llevaba tres libros a su clase: hablaba sobre los dos primeros y hacía caso omiso a las preguntas que le hacían los pequeños sobre el tercero. Un día descubrió con satisfacción que sus alumnos se colaban en la clase durante el recreo para descubrir el título de ese tercer volumen que ella había ocultado con clara intención provocadora. ¡Su estrategia había funcionado!.

Prohibir funciona, funciona en las bibliotecas cuando un niño se acerca con su madre a que le aconsejes y le muestras un título con el comentario de que “es para más mayores”, desatando en ese momento un deseo irrefrenable de leerlo. Funciona cuando tu hermano mayor te dice lo mismo respecto a una de sus lecturas y te dedicas a espiar dónde deja el libro para adentrarte con un placentero sentimiento de culpa entre sus páginas. Funciona cuando te quitan un libro de las manos diciéndote que no lo vas a entender…funciona, y quizá no lo entiendas o no entiendas todo lo que esa lectura puede ofrecer a unos ojos más adultos, pero funciona como estrategia, convierte el libro en un objeto de deseo , en algo por lo que es necesario luchar.

Descubrí en mi diario adolescente la discusión con mis padres sobre si autorizarme o no la lectura de “La vida sale al encuentro” de José L. Martín Vigil, un libro muy inocente en la distancia, que estaba leyendo en ese momento mi hermana mayor. Quizá era muy niña para leerlo pero a pesar de todo me dieron el visto bueno cuando yo, por supuesto, hacía tiempo que lo había terminado.

No digo que haya que prohibir la lectura, pensemos en la situación tan terrible de esos países en los que los libros están sometidos a censuras o incluso descartados para la población femenina. La lectura ha de ser una actividad libre y estoy convencida de que la mejor estrategia es contagiar el propio entusiasmo, pero si esto no funciona quizá debamos recordar nuestras lecturas a escondidas, con el oído alerta y la estimulante sensación de estar saltándonos las normas.

Como nos dice Gustavo Martín Garzo:Las palabras de la literatura tienen que ver con el silencio, con lo que se guarda y tal vez hay que robar, nunca con lo que nos ofrecen a gritos, y mucho menos a la luz del día, donde todos puedan vernos.”

Seduzcamos, contagiemos, prohibamos…en la lectura como en el amor, todo vale.

Lectura y TIC: alianza en equilibrio

20 Abr

leer ticHace tiempo que quedaron atrás las polémicas sobre si la lectura en pantalla era o no lectura; está claro que el hecho lector  no depende del soporte en que  se realice y nadie discute a estas alturas un concepto de  lectura amplio  que trasciende los límites del libro físico . Las TICs  y los nuevos dispositivos han revolucionado el mundo , no solo  la lectura , y se han convertido en un elemento indispensable en la educación y en la vida.

En el XI Encuentro Provincial de BE de Málaga se reflexionó ampliamente sobre la necesidad de establecer alianzas entre los responsables de las BE y los del proyecto TIC del centro ya que no se concibe la labor de la BE sin la utilización de las mismas; a menudo el responsable de la BE no tiene los conocimientos necesarios para rentabilizar las posibilidades de la red y necesita una colaboración efectiva y planificada de un experto dentro del horario lectivo. Me entusiasmó el concepto de “pareja pedagógica” para hacer referencia al trabajo conjunto de los responsables del CRP  y de las  TIC dando respuesta a necesidades concretas de la biblioteca y buscando la autonomía y formación del profesor bibliotecario.

Los que trabajamos en este mundo de la dinamización lectora así como  los responsables de las BE sabemos el carácter imprescindible de las redes sociales y los blogs para acercar la lectura a los más jóvenes. Estos se sienten cómodos en esos medios, los manejan con soltura y reciben con complacencia todo lo que les llega por ese medio. Su conocimiento del mismo favorece el que se conviertan en protagonistas de las actividades lectoras y los nuevos dispositivos acercan con eficacia a los alumnos los comentarios, novedades y reseñas que se producen en la red.

En esta línea, el CEIP Victoria Kent de Málaga propone una celebración del Día del Libro 2.0 : rutas literarias creadas con google maps, actividades con códigos QR , recomendaciones de libros en vídeo, fotos y comentarios en el blog con escenas de lectura y video poemas realizados por los alumnos. Una magnífica idea que sin embargo me hizo añorar otras épocas  en las que el libro impreso era el protagonista.

No se asusten, no estoy planteando un viaje en el tiempo en el que no exista la lectura en pantallas, simplemente quiero provocar la reflexión desapasionada y crítica sobre lo que las tecnologías y la lectura en los nuevos dispositivos nos aportan . Está demostrado que la uniformidad de la pantalla dificulta la memoria visual y la fijación de conceptos y que las posibilidades del hipertexto hacen que nuestras forma de leer sea mucho menos profunda . La red facilita la dispersión y hemos de defendernos frente a sus cantos de sirena para no dejar que nuestro rumbo se desvíe. Compaginar la lectura desplegable con la lectura lineal de un texto impreso me parece la solución más acertada, educar a los jóvenes para que se muevan con criterio  dentro del universo virtual, un deber inexcusable.

Confieso que a menudo, después de una intensa jornada frente al ordenador, contemplo desolada como crece mi carpeta de asuntos pendientes de leer (  leer de verdad, interiorizando, reflexionando, sacando conclusiones ) y me pregunto si no hubiera sido mejor haber dedicado las horas a la lectura reposada y sólida de un buen libro. Hoy me he asomado a muchas ventanas y siento que ninguna me ha dado el cobijo de las páginas…discúlpenme, la lluvia me ha revuelto la nostalgia.

Construyendo lectores : familia y escuela

12 Mar

monica familiaConfieso que este año recibí con enorme entusiasmo el hecho de que se hubiera implantado el programa de “Familias Lectoras” en muchos centros de enseñanza de Andalucía. Me gustaba que ese proyecto, que se inició en el “Congreso de Familias Lectoras” en Granada y al que se le dio continuidad con la “Colección Familias Lectoras”, se plasmara en actuaciones concretas en las que familia y escuela caminaran de la mano.

El hecho de darle existencia formal al programa era necesario; por un lado porque es una manera de reconocer oficialmente el esfuerzo de muchos docentes que se implican más allá de sus horarios y obligaciones en fomentar el hábito lector, por otro porque esa formalidad permite una mínima dotación de fondos para acciones formativas y porque contribuye a la creación de una comunidad que intercambia material, comparte experiencias y se siente acompañada virtualmente en las plataformas de BECREA.

Un elemento innovador  que dota al proyecto de una enorme fuerza es la participación en un plano de igualdad de familias y docentes. Las acciones formativas se abrieron desde el primer momento a la participación de las familias. Aprender y hacerlo juntos con el objetivo común de fomentar el placer de la lectura entre los más jóvenes: encuentros con autores, talleres, narraciones  y representaciones teatrales en los que familias y docentes puedan asistir como compañeros.

Es cierto que será el centro escolar el que marque en un primer momento las actuaciones y que es responsabilidad de los docentes concienciar, informar y formar a esos padres que se enfrentan a la tarea , en el mejor de los casos, con mucha ilusión y pocos recursos. Pero a medida que estas familias crezcan y se impliquen debemos darle mayor autonomía y participación  en las actividades que se organicen en la BE alentando  las iniciativas que nos propongan de forma espontánea y contando, como elemento imprescindible en esta andadura, con los abuelos.

Si hay un punto en el que tenemos que insistir es en el carácter placentero de esa lectura en familia, desligarlo de esas otras lecturas obligatoria que los chicos tendrán que hacer en la casa como refuerzo a las tareas escolares y en las que también tendrán que acompañarlos como padres. El contrato lector, bien intencionado en cuanto al compromiso, puede dar lugar a confusión y provocar justo el efecto contrario del que se pretendemos. Recuerdo una madre que me comentaba orgullosa que no dejaba que su hijo se durmiera “sin que hubiera leído al menos  una hora, aunque estemos dando cabezadas”…errores como el de esta bienintencionada y sufridora  madre son los que debemos evitar dejando muy claro que nuestro compromiso habrá de ser con el placer y los  afectos utilizando el libro como excusa.

Leer y hacerlo juntos, divertirnos, comentar nuestras impresiones y sentir que el premio, el mejor premio, es el de la lectura compartida.

Os dejo el enlace a uno del blog “La manzana lectora” en el que las buenas ideas y el entusiasmo están comenzando a dar su fruto.

ENCUENTRO CON AUTOR: FERNANDO IWASAKI

19 Feb

iwasaki

Una de las actividades más gratificantes para los integrantes de un club de lectura es la del encuentro con un autor, quizá porque los autores que han conseguido llenar nuestras páginas, que nos han divertido o hecho reflexionar, cuentan con un espacio privilegiado en nuestra memoria.

Poner rostro a las palabras leídas, charlar con un escritor   y descubrir la génesis de sus historias es siempre  apasionante. Si a eso sumamos que al otro lado de las páginas se encuentra una persona cercana, interesada en descubrir también a sus lectores, en hablar de ese territorio común que son los libros, el placer se multiplica. Así ocurrió con Fernando Iwasaki en la tarde de charla y complicidad que  compartió con los clubes de lectura de Rute .

Fernando no vino a hablar de su obra, vino a hablar de la lectura y de la vida, de los itinerarios que esta nos marca y que hacen de nosotros lo que somos; caminamos por su infancia y juventud como por un relato, descubrimos la importancia de las pasiones ( por la historia, por el ser humano) y aprendimos, sobre todo, que los temas en la literatura y en la vida son pocos y que de todos se ha hablado hasta la saciedad: identidad, amor,  muerte….todo está contado, y sin embargo, el buen oficio del escritor consigue escribir una melodía diferente con las notas de siempre.

Con Iwasaki aprendimos además que ninguna ficción puede superar a la realidad, que las historias más apasionantes las escribe la vida y que el escritor simplemente ha de tener una mirada atenta, curiosa , capaz de descubrir el lado literario de la historia, la literatura que esconde el día a día.

Reflexionamos sobre la superioridad numérica de las lectoras y trazó una singular hipótesis sobre la capacidad de observación de las mujeres, su perseverancia y su tesón como argumento determinante para esa mayoría aplastante de lectoras.

Sus palabras nos hicieron sentir parte de una comunidad universal de lectores y nos reafirmaron en la necesidad de la  lectura como medio para construirnos como ciudadanos y habitar en el mundo .

Nuestro agradecimiento a Fernando Iwasaki por esta charla y por seguir sorprendiéndonos con su ingenio y buen humor en cada página.

Os dejo con el enlace al podcast del encuentro y la   web del autor.

Historias para mirar, historias para escuchar

16 Dic

ojoscerrados

El azar ha hecho coincidir en el tiempo dos talleres dirigidos a padres de niños menores de cinco años  con características diferentes.

En un primer grupo , formado por padres y profesores del Liceo Francés, trabajamos distintas maneras de acercarnos a los álbumes ilustrados con el objetivo de favorecer la lectura de imágenes y provocar el placer de leer a partir de la observación atenta de las ilustraciones. “Ver para leer”, como dice ese magnífico libro de Constanza Mekis, convencidos de que la imagen es una buena aliada en estas lecturas iniciáticas : nos presenta al personaje y sus estados de ánimo, el escenario en el que se desarrolla la historia y el tiempo físico en la que esta transcurre. Miramos y sumamos toda esa información a la que el texto nos facilita. Aprendimos en este taller a desarrollar una mirada atenta y a descubrir las  pistas que la imagen nos aporta.

El segundo grupo estaba formado por padres de niños con dificultades de visión que querían incorporar la lectura a las actividades de sus hijos. Prescindir de la imagen en las primeras edades supone un claro hándicap para estos pequeños, pero al mismo tiempo, la falta de visión facilita la concentración en las voces , el acercamiento auditivo a la narración y la entrega incondicional a la historia. La voz y el tacto van a ser las clave para entenderla , la entonación marcará la diferencia y nos ayudará a posicionarnos ante la historia permitiéndonos empatizar con los protagonistas y sentir como propios sus miedos y sus alegrías.

En ambos casos, el papel del mediador es imprescindible y el vínculo afectivo el mejor aliado a la hora de hacer de la lectura una actividad esperada con ilusión: compartimos historias, pero sobre todo, compartimos nuestro tiempo, nuestro abrazo, nuestra dedicación en exclusiva  permitiendo que el niño o niña asocie para siempre el libro con un momento placentero.

Propongo el juego de cerrar los ojos para escuchar una narración, abandonarnos a la voz que nos cuenta dejándonos acariciar por su melodía y reflexionar sobre esa otra forma de “mirar” que tienen las personas ciegas. Realicemos un ejercicio de empatía con la ayuda del libro “Cierra los ojos” . Cerremos los ojos, toquemos, escuchemos, abracemos.

Con mi agradecimiento al Club de Lectura de la ONCE en Málaga, que nos ayudaron con sus voces y sus experiencias a entender esta otra forma de leer.

Lecturas obligatorias : nuevas estrategias

7 Oct

Conversando hace unos días con un joven estudiante  comprobé que sus lecturas en el instituto eran  muy similares a las que yo tenía en los años setenta, y que por desgracia, los métodos de evaluación de su profesora no habían cambiado sustancialmente . Lo sentí por él, consciente de las propuestas innovadoras de muchos docentes a los que conozco (real o virtualmente) y que se plantean día a día el reto de hacer accesibles las obras clásicas a sus alumnos.
No es tarea fácil, los textos clásicos les resultan ajenos, no utilizan su lenguaje, no les provocan los temas y no sienten cercanos a los protagonistas. Romper con esa sensación de ajenidad es el primer obstáculo que ha de sortear el docente. Recuerdo una lectura de Doña Perfecta de Benito P. Galdós, que compartí hace unos años con un grupo de alumnos de secundaria; esta novela de tesis no tuvo, como era de esperar , buena acogida entre los chicos. Convoqué entonces a un grupo que asistía al taller de teatro de la localidad y les pedí que se metieran en la piel de los personajes principales: tenían que pensar, sentir y hablar como ellos. Organizamos a continuación una rueda de prensa en la que el resto de sus compañeros los sometieron a una batería de preguntas cáusticas, al estilo de los programas de cotilleo tan de moda en nuestras televisiones, y los protagonistas contestaron tal y como lo habrían hecho los personajes de la novela. La experiencia fue muy enriquecedora: los alumnos descubrieron que ese título, en principio tan alejado de sus intereses trataba muchos temas que les concernían: las relaciones familiares, los convencionalismos sociales, la religión, la justicia….muchas cuestiones salieron a debate y este resultó tan encendido como los que aparecen en las pantallas. Los personajes se convirtieron en reales y alguno se aventuró a plantear un desenlace diferente que los hiciera más felices.

El uso de las tic ha multiplicado las posibilidades de un acercamiento novedoso a nuestros autores ; experiencias como la del club de lectura virtual que desarrolló Pep Bruno hace ya unos años entorno al Quijote abrían el camino a la utilización de internet como herramienta de fomento lector.

En Sevilla el proyecto del profesor Nacho Gallardo “REDsidencia de Estudiantes”  propone la utilización de las redes sociales para conocer en profundidad a la Generación del 27 . En palabras del propio docente “este proyecto trata de imaginar cómo serían, en la actualidad, las relaciones entre los amigos que formaron este grupo. Posiblemente aprovecharían las nuevas tecnologías para compartir ideas, textos, fotografías, vídeos… Posiblemente participarían en alguna red social para estar en contacto en todo momento, utilizando para ello los distintos dispositivos móviles a nuestro alcance”
La creación de esta “Residencia de Estudiantes Virtual” me parece una acertadísima propuesta  que consigue no solo el conocimiento de los autores y sus obras, sino de la convulsa época en la que estas vieron la luz.

De la mano de Aurelia Molina, profesora en el IES “Concha Méndez Cuesta” de Torremolinos, nos llega “Duelo de poetas en la red” , proyecto en el que se propone a los alumnos la creación de sonetos estableciendo un “duelo virtual” en el que deberán asumir como propia la rivalidad existente entre dos autores muy significativos: Góngora y Quevedo.

     Os animo a que os adentréis en estos proyectos desglosados paso a paso en los enlaces con enorme generosidad . Unos ejemplos magníficos de los que aprender.

A %d blogueros les gusta esto: