Archivo | Libros recomendados RSS feed for this section

Historia de un pulóver azul

16 Dic

41KlgQtanTL._SX348_BO1,204,203,200_

A mi abuela Dominga, tejedora de afectos.

 

Yo tenía una abuela que tejía sentada en una mecedora; desmadejaba la lana con mi ayuda formando un ovillo perfecto del que asomaba un hilo mágico que guardaba mil formas secretas .

La abuela de Nando, el protagonista de nuestra historia, también teje. Cuando se enteró de que Nando estaba ya en camino compró una madeja del color del mar y no tuvo prisa en empezar la tarea, porque sabía que crecer requiere su tiempo y ella quería un jersey para abrigar el futuro.

A Nando lo conocemos en la portada de “Historia de un pulóver azul”, un libro de la editorial Milenio con textos de Florencia Gattari e ilustraciones Albert Asensio. Confieso que no pude resistirme a nadar en ese azul con el que el libro nos recibe,  ni a recorrer las palabras de esta historia intimista que relata con extraordinaria sensibilidad el vínculo especialísimo que se establece entre abuelos y nietos.

Elsa, la abuela de Nando, tejía y destejía mientras Nando cumplía años escuchando sus palabras y anhelando ese jersey que la abuela tenía siempre entre las manos.

“Tejo una tibieza
para cuando escuches cosas que no te gusten,
un pruebodenuevo
para cuando se te escape el pis en la cama
y dos puntos de paciencia
para cuando estés apurado por ser grande”

Teje la abuela Elsa la lana y los afectos y así lo muestran las ilustraciones de Albert Asensio, que sabe subrayar los gestos y el cariño con una paleta mínima de colores que potencian el efecto poético del texto. El texto, sencillo e inteligente, nos deja frases que uno necesita anotar para que no caigan en el olvido, metáforas que nos hacen pensar  en el transcurso del tiempo, en el futuro, en aquello que pasará y que el pequeño aún ignora, palabras que “hablan como el mar cuando uno se acerca: con un rumor que no se distingue, pero se entiende:”

En su tercer cumpleaños Nando recibe por fin el pulóver de Elsa y descubre que es cómodo como una casa y abriga, incluso, cuando la abuela ya no está.

El pulóver de la abuela Elsa enreda la lana y las palabras, palabras imprescindibles para crecer fuerte: tibieza que nos ayuda a recordar que somos queridos, pruebodenuevo para perseverar y enfrentar los fracasos de la vida y paciencia, porque no todo se consigue en un instante.

Adoro a esta abuela tan real, que calza zapatillas cómodas y batita de flores, que mira a su nieto como solo las abuelas saben hacer y cuyo regazo es el lugar más cálido y seguro del mundo. Me gusta este Nando de pelos tiesos que crece de página en página y  aprende  que su abuela estará siempre  acurrucada en sus recuerdos.

Un libro para regalar a grandes y pequeños, a todas las abuelas y nietos del mundo. Un libro para leer sin prisas y releer mil veces , un libro sutil y tierno que nos ayuda a no olvidar.

“El coleccionista de besos”: la vida en las ventanas.

15 Nov

Besos“Tengo 18 años. Soy un extraterrestre. Mis padres no son mis padres. Estoy seguro. Cuando estoy en mi habitación, cuando ellos creen que estoy estudiando, me conecto a internet. La vida es más real cuando estás enchufado.”

Así comienza el libro “El coleccionista de besos” de Pedro Ramos, publicado en la colección Periscopio de Edebé. Un libro que compartimos en la tertulia de la librería Rayuela de Málaga y que ha contado con el aplauso unánime de todos los contertulios. Pocas veces ocurre eso.

El libro nos narra la historia de IAN, un joven con Trastorno de Espectro Autista (TEA) que se enamora de una alumna de intercambio italiana y al que le resulta mucho más fácil relacionarse a través de los mensajes de texto que en el cara a cara.

IAN colecciona besos, besos ajenos que cuelga en las redes sociales y que representan todo aquello que él no puede  alcanzar: son besos de otros, esos otros de los que le gustaría formar parte.

Las redes sociales, los juegos de ordenador y las relaciones artificiales que se generan en las pantallas son el eje vertebrador de esta historia que nos sumerge de golpe en el mundo de IAN, un joven diferente, como todos lo somos de alguna manera, que busca desesperadamente ser un igual entre sus iguales. No siempre le resulta sencillo: su sinceridad sin matices, su manera directa de enfrentarse a las cosas y de decirlas le generan a menudo conflictos en un mundo que no está acostumbrado a la franqueza. IAN es honesto, inteligente  y está enamorado. IAN es un personaje de carne y  hueso en cuyos pensamientos nos vemos sumergidos  desde la primera página. Vivimos en la cabeza de IAN y sufrimos y gozamos al ritmo de su corazón. Las relaciones familiares, el acoso, la soledad y los miedos adolescentes aparecen reflejados en estas páginas, pero también lo están el amor, el coraje y la superación de las propias limitaciones.

“El coleccionista de besos” es una novela sin fisuras, ágil y fácil de leer,  en la que vemos plasmadas las vivencias de la juventud actual con personajes a los que uno puede reconocer en cualquier instituto de la ciudad. No hay tiempo para el aburrimiento, nos dejamos arrastrar por el ritmo de la historia deseando saber qué le ocurre a nuestro protagonista. Con la noche de San  Juan como escenario mágico asistimos al inesperado desenlace de esta novela con el sabor agridulce que nos dejan los buenos libros, anhelando seguir a IAN más allá de la última página.Pedro

Pedro Ramos es un escritor sólido, dedicado plenamente a la labor de creación que compagina con  talleres de escritura y de promoción cultural. Habla de su trabajo diario con pasión: se soñaba escritor y su sueño se ha hecho realidad. Sus novelas están teniendo una enorme aceptación entre los jóvenes porque el autor se encuentra muy cercano a sus inquietudes, los escucha y plasma con acierto aquello que le cuentan. Acaba de publicar una novela para adultos, “Tres mil noches con Marga” que espera impaciente en mi mesilla de noche para ser disfrutada, de eso estoy segura.

Por una mosca de nada: humor encadenado

5 Nov

moscaHay libros que te guiñan desde la portada, que te sonríen y llaman tu atención vistiéndose de verde y animándote a descubrir qué se esconde en su interior. Esto ocurre con el álbum de Canicabooks, “Por una mosca de nada”, escrito por Gracia Iglesias con ilustraciones de Ana Gómez , una invitación a la lectura incluso antes de abrir el libro.

“Por una mosca de nada” es una historia encadenada, rimada e ilustrada, nacida para hacernos reír. Narra las desventuras del vecino de arriba, que tuvo la desgracia de comerse una mosca viva y que acudió a su doctor a buscar la solución….a partir de ahí, una serie de remedios insólitos van armando una de esas retahílas a las que son tan aficionados los pequeños, acompañando al ingenioso texto una poderosa ilustración que multiplica el efecto humorístico de la historia. Ojos sorprendidos, doloridos, asustados, bocas que se abren en ángulos imposibles, animales que se suceden ensartados por la rima y un final sorprendente que hace que se agrande también nuestra sonrisa , esto es lo que atesora la última publicación de Canicabooks, una editorial que nos tiene acostumbrados a la calidad de su edición : libros que resultan irresistibles no solo por su contenido, sino por la textura de sus páginas, el placer de recorrer la suavidad de su portada y lo cuidado de cada pequeño detalle que hablan del buen hacer de su editora.

Confieso que entre esta mosca y yo el flechazo fue instantáneo ; ocupa ya  un lugar de privilegio en mi maleta viajera y estoy convencida de que provocará las delicias de los más pequeños. Hay ingenio tanto en el texto como en las imágenes. Resulta un placer leerlo en voz alta porque hay ritmo y música en  las palabras y  permite a los niños  participar en la narración . En medio de tantos libros sesudos y políticamente correctos escritos para aburrir a los niños, agradezco que lleguen a mis manos historias como esta, que cumple con creces el objetivo primordial de la literatura: deleitar.

Auguro muchos éxitos a este álbum, sucesivas reediciones y quizá la búsqueda desesperada del último ejemplar por parte de padres, maestros o narradores que seguro estarán tan contentos como yo de haber descubierto este maravilloso álbum.
¡¡Gracias Canicabooks!!

INSTRUMENTAL . Memorias de música, medicina y locura.

21 Mar

índiceConfieso que me ha sobrecogido la lectura de “Instrumental”. James Rhodes, reconocido concertista, escritor y renovador de la música clásica ha escrito unas memorias en las que habla sin tapujos de los abusos sexuales que sufrió en su infancia y las secuelas que estas violaciones reiteradas han dejado en su vida. Hablar de ello en primera persona, sin recrearse pero también sin esconderse no ha debido de resultarle fácil, pero nadie mejor que él sabe de la necesidad de visibilizar ese tipo de acciones para que la sociedad tome medidas y evite que estos actos se repitan y queden impunes.

La fragilidad de una criatura de seis años nos provoca un rechazo visceral hacia los que ejercen este tipo de violencia con la brutalidad que el libro nos insinúa. La inocencia no se puede perder a esa edad, pero ¿cómo seguir confiando en el ser humano después de estas agresiones invisibles para el resto de la gente?. Da miedo pensar en la cantidad de historias similares que quedan silenciadas marcando para siempre a los protagonistas, que arrastran de por vida problemas de todo tipo. Mente perversa la que hace sentir a la víctima como culpable y le obliga a esconder y callar las vejaciones sufridas.

Aterra pensar en el sufrimiento diario, en la sordera de aquellos que lo rodeaban ante sus súplicas y, sobre todo, la quiebra de la esperanza, la autodegradación sobrevenida después de una experiencia tan traumática. Convertirse en otro, mentir, prostituirse por un helado, vivir con el asco como parte de la vida, desdoblarse para poder descansar durante unas horas …terrible.

Sólo la inteligencia privilegiada del autor, que se enfrenta a sus monstruos con perseverancia, logran convertir este libro en todo un ejemplo de lucha por la propia vida. La música, la toma de conciencia de la necesidad de ayuda y también el encuentro con personas maravillosas, generosas y sinceras que no le permitieron esconderse de sí mismo, han logrado que este suicida reincidente consiga reunir el valor necesario para exorcizar su dolor.

El tono del escrito, directo, como si de una conversación se tratara, provoca una empatía inmediata y permite que acompañemos al autor por el infierno de sus días. Junto al dolor, encontramos amores incondicionales, amistad y generosidad que llegan en muchos casos de mano de desconocidos, y sobre todo, la pasión desbordada por la música que se convierte en herramienta terapéutica.

“Es un hecho irrefutable que la música me ha salvado la vida de una forma literal, y creo que también la de un montón de personas más. Ofrece compañía cuando no la hay, comprensión cuando reina el desconcierto, consuelo cuando se siente angustia, y una energía pura y sin contaminar cuando lo que queda es una cáscara vacía de destrucción y agotamiento”.

Cada uno de los capítulos va encabezado por una pieza de música clásica y una breve biografía sobre el autor y las circunstancias de creación de la obra. No escucho con asiduidad este tipo de música, pero he simultaneado la lectura con la audición de las obras recomendadas y descubierto una maravillosa selección que me ha conmovido de la misma manera que lo han hecho las palabras del autor. Vidas también desgarradas y llenas de sufrimiento la de muchos de estos grandes músicos e intérpretes, haciéndome pensar que a menudo es la necesidad de compensar el dolor lo que provoca la creación de  sublimes piezas de arte.

Que la vida es una lucha no es algo que descubramos a estas alturas, pero por suerte, no a todos nos ha tocado vivir permanentemente en la trinchera. Los problemas personales se ven minimizados ante la historia de James Rhodes que, sin embargo, logra comenzar una y mil veces a reconstruirse desde la nada. Y triunfar, amar, luchar por lo que quiere y ser consecuente, asumiendo responsabilidades y desvelando una nueva forma de interpretar y acercar la música clásica a los profanos. Me descubro ante este autor y agradezco su valentía y sinceridad. Hay mucho horror pero también mucha vida, mucha pasión y mucha música en estas páginas.

Cerramos con la última cita de Schumann en el libro: “Mandar luz a la oscuridad del corazón de los hombres: ése es el deber del artista”. Creo que todos tenemos ese deber, hagamos lo que hagamos en nuestra vida.

Os dejo el enlace web  donde podemos acceder de forma directa a la banda sonora de este libro. Tendremos a James Rhodes  en Málaga compartiendo con nosotros la Noche de los Libros en la Térmica el día 21 de abril.No dejéis de ir.

Así es mi corazón

4 May

así es mi corazón“Mi corazón es como una casita.

Dentro pasan muchas cosas…¡ y están todas revueltas!”

El corazón es un órgano cambiante,  no todos los días late al mismo ritmo o se ve coloreado por los mismos sentimientos. Así nos lo cuentan Jo Wetek y Christina Rossey en el álbum publicado por la editorial Bruño en la colección  Cubilete titulado  ”Así es mi corazón”.

Confieso que desconfío de los libros que muestran sin pudor su intención pedagógica, que nacen con el objetivo de enseñar a los más pequeños a identificar  las emociones o inculcar algún buen hábito. Suelen ser propuestas aburridas que  matan el placer de la lectura y que no gustan a los niños, sin embargo, este álbum me ha sorprendido con el  juego provocador de su diseño y la viveza de su protagonista, que a pesar de la simplicidad del trazo, es de una tremenda expresividad.

La cubierta es irresistible, con un corazón troquelado por el que asoman otros muchos en colores vivos que te seducen desde la primera mirada. Cada página presenta una emoción diferente , un color, una imagen y  un texto breve y poético en el que la metáfora es la estrella.

¿Tienen las emociones formas, colores, sabores?. Estamos convencidos de que sí, y también lo están los autores de este libro que nos proponen un juego de sinestesia en el que los niños participan con espontaneidad  aprendiendo  a expresar aquello que sienten siguiendo el hilo de los textos, observando las ilustraciones y desentrañando el estado de ánimo de nuestra protagonista.

Me gusta especialmente  la descripción de la tristeza : Cuando estoy triste, es como si un elefante gris gigante se colase en mi corazón. Ocupa mucho sitio y me aprieta tanto… ¡que se me escapan las lágrimas!”. Resulta muy sencillo identificarse con esta imagen y recordar algún momento en el que un elefante gris se coló en nuestro corazón….¿te atreves a contarlo?.

Si buscáis una historia con principio y final este no es vuestro libro. Si lo que pretendéis es un viaje hacia el centro del corazón con el juego como hilo conductor…¡¡¡no retraséis ni un minuto más el adentraros en este álbum!!!

La aventura itinerante de Hipo y Gavante

28 Dic

Hipo                       Este año se han adelantado los Reyes Magos y me han traído un libro que me ha encantado:“La aventura itinerante de Hipo y Gavante”, de la editorial Canica Books, con texto e ilustraciones de Nono Granero.

Es un libro inteligente, pensado para lectores inteligentes. Escrito en verso y siguiendo el orden alfabético, el autor nos propone una adivinanza en cada página persiguiendo a nuestros protagonistas en un viaje que los llevará alrededor del mundo.

¿No os ha ocurrido invitar a alguien a cenar y no tener pan?. Este es el punto de partida de la historia, en la que la invitada, una simpática tortuga, se ofrece a comprarlo en la tienda de la esquina. Ante su tardanza, los dos amigos deciden salir a buscarla y viajan de ilustración en ilustración descubriéndonos distintos lugares de nuestra geografía.

Este libro nos propone una búsqueda  que en palabras de la propia editorial es :

… enigmática: ¿conseguirás completar el texto para conocer la historia?
… pareada: descubre las palabras que faltan ayudándote con la rima.
… alfabética: además, van todas ordenadas.
… y ¡geográfica! : siguiéndolas recorrerás el mundo entero

Cada ilustración es una pequeña obra de arte que hay que contemplar con detenimiento. El humor nos acecha en cada página y hay numerosos guiños al lector que se acerca a ellas con una mirada despierta.

Confieso que el índice toponímico de las últimas páginas me ha hecho recordar mis primeras enciclopedias ilustradas, con sus explicaciones mínimas pero contundentes, que fijaban la información en nuestra memoria con tinta indeleble.

“La aventura itinerante de Hipo y Gavante” es un libro interactivo que no precisa de complejas tecnologías, basta el gesto simple de pasar la página y adentrarse con curiosidad en lo que el autor nos propone: poesía, adivinanzas y juegos de aprendizaje que se prestan a leer en familia.

Un libro para regalar y compartir, un libro con el que aprender resulta muy divertido.

Releyendo a Platero

3 Feb

Platero y yo

    “Leer libros en la juventud es como mirar a la luna por una rendija;   leer libros en la edad   madura     es como mirar a la luna desde el patio,y  leer libros en la ancianidad es como mirar a la luna desde una terraza abierta.Esto se debe a que la profundidad de los beneficios de la lectura varía en proporción con la profundidad de la experiencia de cada uno.”

                                                                                                    (Chan Chao. Dulces sombras soñadas)

Pertenezco a una generación que leyó “Platero” en la escuela. Mis recuerdos de la obra no iban más allá de la consabida descripción del borriquillo : “Platero es pequeño, peludo, tan blanco por fuera  …”  y de la incorporación a mi vocabulario de la palabra azabache , que me resultó sonora y sugerente.

El autor, Juan Ramón Jiménez, quedó en mi memoria como un hombre triste que decidió saltarse las reglas ortográficas, y Zenobia (con ese espíritu de solidaridad femenina que ya apuntaba en mí) como una extraordinaria mujer que vivió como tantas otras mujeres a la sombra de un hombre.

Con motivo del centenario de la publicación de “Platero y yo “ he vuelto a releerla la obra ; Platero ha crecido ante mis ojos de la misma manera en que yo he crecido como lectora en estos años. Confieso que he paseado por sus páginas con verdadero placer, por una vez sin prisas, acomodando mi paso al del borriquillo y a la placidez de la vida moguereña. Los cambios estacionales han ido sucediéndose con la naturalidad que lo hacen en el campo y he descubierto esa mirada sensible y solidaria del poeta a medida que avanzaba en mi lectura.

Juan Ramón recuerda al niño que fue y observa a los niños que se cruzan en su camino con una enorme ternura; la pobreza, la enfermedad y la injusticia a las que se enfrenta esa infancia de principios del siglo XX no le resultan indiferente y así lo refleja en muchas de sus páginas: el niño tonto, el pastor, la chiquilla de las naranjas….Toda una galería de personajes que el poeta inmortaliza haciendo reflexionar al lector actual sobre la infancia doliente.

Observa también el poeta el sufrimiento de los animales, rechaza la crueldad con el perro sarnoso, las peleas de gallos, los burros que arrastran una carga más pesada de la que sus cuerpos aguantan. Huye de las aglomeraciones y sus lugares preferidos son espacios solitarios en los que poder disfrutar de la naturaleza.

Juan Ramón nos descubre los rincones de Moguer, su tierra y su mar, sus costumbres. Sus palabras nos invitan a caminar e imaginar el paisaje que van pintando las distintas estaciones. Es una contemplación gozosa de la naturaleza y también una metáfora permanente que nos hace difícil catalogar esta novela , tan próxima a la poesía pura. No hay prisa, el poeta se detiene y nosotros con él, recorriendo las imágenes creadas con palabras hermosas, escogidas, manteniendo el asombro de los primeros años.

“Platero y yo” es una conversación del poeta consigo mismo, con sus recuerdos. Es una historia impregnada por la melancolía y salpicada con momentos de fugaz alegría que se viven con intensidad.

Juan Ramón era realmente un hombre enfermo de tristeza y Zenobia una mujer extraordinaria que se comprometió con el mundo que le tocó vivir y desarrolló una valiosísima labor de traducción junto al poeta; compartieron la actividad docente y sus figuras están irremediablemente unidas . La enfermedad marcó la vida y la obra de este autor  dotándola de una profundidad y sensibilidad extremas y la compañía y el apoyo de Zenobia permitió que su figura fueran reconocida y valorada universalmente.

Me alegra que este centenario me animara a leer de nuevo “Platero y yo”. Comienzo ilusionada  la andadura del taller “Paseando con Platero”con el que me sumo a esta celebración y a las múltiples actividades que desde la  Fundación Zenobia – Juan Ramón Jiménez  y otras instituciones se van a desarrollar a lo largo del año. No dejéis de seguirlos en facebook.

La jardinera: sembrando optimismo

13 Dic

He llegado a mi puerta un regalo de Navidad de la empresa AncorRetail . Siempre lo espero con ilusión porque la sorpresa está garantizada y la sensibilidad también. De ellos he recibido, un carrillón con la música de “Cantando bajo la lluvia”, una baraja de personajes que cambiaron el mundo con sus pequeños gestos y la película “Una historia verdadera” invitándome a ralentizar los días y disfrutar del discurrir de la vida.

Este año me han regalado esperanza en forma de álbum ilustrado, de semillas para germinar y de palabras que siembran futuro.

 “La Jardinera” de la editorial Ekaré es una historia epistolar ambientada en la “Gran Depresión” americana. La protagonista se ve obligada a abandonar su familia en el campo, huyendo de la miseria, para ir a vivir con un tío a la ciudad. Enfrenta el cambio con optimismo y con el firme propósito de dibujar una sonrisa en el rostro de ese panadero tan serio que se parece a su madre. Lydia Gracia, la jardinera, va transformando su triste rincón de la ciudad sembrando plantas y flores que le manda su abuela, que le regalan las vecinas o que rescata de sus paseos por el barrio. Le quiere preparar una sorpresa a su tío buscando esa anhelada sonrisa. Ni que decir tiene que lo consigue.

Este álbum, como tantos otros, sirve para recordarnos “las cosas que son verdaderamente importantes , como el valor del optimismo, la tenacidad, la ternura , la amistad…que están a nuestro alcance y que son herramientas poderosas para hacer que nuestra vida sea un poco mejor en esta época convulsa que nos ha tocado vivir”.

Junto al álbum hay un papel germinado que voy a hacer crecer con ilusión y buenos pensamientos. Como dice también Pablo en su carta de felicitación “se recoge lo que se siembra y nuestros pensamientos construyen, desde el presente, nuestro futuro. Por eso, los pensamientos necesitan ser cuidados con ternura cada día”.

Creo que es un buen propósito para el año nuevo y un magnífico regalo tener un hermano como él.

Carolina : un paseo por la adolescencia

7 Nov

Carolina es una adolescente que crece en un mundo cambiante: la Checoslovaquia que abandona la dictadura comunista e inicia su andadura en libertad. Lo mismo que le ocurre a nuestra protagonista.

Carolina no es una niña, pero tampoco es una adulta. Tiene ante sí la tarea de contar su biografía y, consciente de la importancia de las raíces, se remonta al encarcelamiento de su abuelo, a la niñez de su padre, al tiempo en sus padres se conocieron y enamoraron. Solo cuando todo esto está dicho, Carolina habla de sí misma: su pasión por la danza, los cambios de domicilio, los amigos, el amor por Lev, su accidente…

La adolescencia es una edad difícil ; quienes la recuerden como un camino de rosas han olvidado la sensación de zozobra que acompaña a estos años y el sufrimiento que lleva aparejado el  crecer. En esta etapa todo se vive intensamente: la duda, el gozo, el dolor y así ha conseguido plasmarlo Iva Procházlková en la novela

Con una exquisita sensibilidad la autora ha creado un personaje intemporal con el que es muy fácil identificarse. Carolina busca su lugar en el mundo y nos invita en cada página a acompañarla en su andadura. Cuando llegamos al final sentimos que Carolina ha crecido y que podemos dejarla sola, aunque nos cueste cerrar el libro.

Una historia para los jóvenes de hoy y para recordar  aquellos que fuimos.

La Padreteca

17 Mar

La padreteca¿Te imaginas poder cambiar de padre cada día?. Eso es lo que hace Jaime, nuestro protagonista, que cansado de su desastroso progenitor decide acudir a la Padreteca, un lugar donde se pueden pedir prestados  padres de todo tipo: organizados, listos, complacientes…..

Jaime está ilusionado, es estupendo tener padres que siempre tengan llena la nevera, sepan arreglar cosas y ayuden a hacer los deberes. Su padre tiene realmente muchos fallos, es un padre normal, pero siempre le abraza cuando tiene pesadillas. Jaime descubre que es el mejor padre del mundo.

Un libro con mucho humor en el que adultos y niños pueden reconocerse . Un juego de absurdos que invita a la reflexión y con el que aprenderemos a valorar el enorme esfuerzo que supone la tarea de ser padres.
Para leer juntos y comentar.

A %d blogueros les gusta esto: