El esfuerzo de leer

7 Feb
RUTA-Angelo-8

Angelo

La lectura es un acto complejo a nivel neurológico, requiere la activación de una amplia zona del cerebro y establecer múltiples conexiones para poder llevarla a cabo. Leer, leer en profundidad,  es difícil.

La cultura hedonista en la que estamos inmersos rechaza de forma instintiva cualquier tarea que suponga un esfuerzo. Estamos acostumbrados al placer inmediato sin recordar que muchas de las actividades que realizamos en la actualidad (hablar, pasear, incluso comer) requirieron la tenacidad de aprender para poder realizarlas con la complejidad y maestría con la que las dominamos. Es una pena que no guardemos en nuestra memoria consciente las sensaciones que nos provocaron esos primeros aprendizajes, no poder rescatar el momento en el que, balbuceantes e inseguros, pronunciamos la palabra “mamá” descubriendo alborozados que ella respondía a nuestra llamada…nos animaría seguro a superarnos.

Volviendo al tema que nos ocupa, la lectura es una actividad placentera o puede llegar a serlo pero no está exenta de esfuerzo. Leer es difícil, los primeros pasos entrañan un obstáculo grande para los chiquitines que se adentran en el mundo de las letras con el deseo de descifrar esos signos incomprensibles para ellos. En estos momentos es imprescindible el acompañamiento de un adulto que incentive y ayude a superar los escollos. Con su apoyo el niño descubre que esas letras encierran palabras y las palabras cuentan historias y un día, mágicamente, ellos tienen la llave que las abre.

Si establecemos un paralelismo con el aprendizaje de la música o de algún deporte, entenderemos que dominar (y disfrutar) de cualquier disciplina es una carrera de fondo. La lectura no se escapa de esa ecuación y hemos de entender que gozar de esta en toda su riqueza requiere una práctica asidua, un esfuerzo sistemático que va desarrollando nuestras habilidades hasta que las dominamos de forma instintiva.

También los placeres necesitan entrenamiento y no por ello dejan de serlo. Nuestro reto como padres, profesores o mediadores en el campo de la lectura es el de acompañar y mostrar que el esfuerzo merece la pena.

Entender que la lectura requiere reelaboración y reflexión. Huir de las lecturas planas y dar un paso hacia delante desentrañando el significado profundo de lo leído. No podemos limitarnos al juego de adivinar lo que el autor ha querido decir: estoy convencida de que esa es una absurda falacia potenciada por un perverso método de enseñanza de la literatura.

Leer es establecer un diálogo personalísimo con el texto: cuando este llega a nuestras manos el trabajo del autor ha terminado. Nos toca a nosotros la labor de adueñarnos de lo escrito y descubrir en qué medida nos afecta. No existe aprendizaje, y yo diría que tampoco placer,  si lo que leemos no resulta relevante para la propia vida. Los textos leídos en profundidas  nos tiene que cambiar por dentro: conmover, provocar la reflexión, cuestionar sobre todo.

Hace tiempo que no busco en los libros respuestas pero cada vez disfruto más con las preguntas que me hacen plantearme.

Anuncios

7 comentarios to “El esfuerzo de leer”

  1. Andrea febrero 7, 2016 a 3:33 pm #

    ESTUPENDA ESTA ENTRADA ROCÍO

    • Rocio Anton Cortes febrero 7, 2016 a 11:10 pm #

      Gracias Andrea por tus comentarios y lectura. Un besote

      • Raquel Soto De Los Reyes febrero 8, 2016 a 10:34 pm #

        Rocío, s
        abia reflexión porque leer también nos sirve para descubrir dentro de nosotros y dentro de los pequeños, ese mundo inexplorado que llamamos fantasía

      • Rocio Anton Cortes febrero 11, 2016 a 12:50 pm #

        Tienes razón , Raquel, la lectura es la llave de muchas cosas, y también la clave. Gracias por participar en este espacio.

  2. Amalia Bermúdez febrero 14, 2016 a 12:47 pm #

    Leer es vida. Es crecer es cuestionarios día a día y hacer semiótica de nuestro actuar desde lo que decimos coherente con lo que aplica.OS, me encantó el artículo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El esfuerzo de leer | Educación, lectura... - febrero 8, 2016

    […] La lectura es un acto complejo a nivel neurológico, requiere la activación de una amplia zona del cerebro y establecer múltiples conexiones para poder llevarla a cabo. Leer, leer en profundidad, es difícil. La cultura hedonista en la que estamos inmersos rechaza de forma instintiva cualquier tarea que suponga un esfuerzo…  […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s