Cooperación bibliotecaria: soledades y antídotos

3 Jun

  cooperaciontumblr_nl46331VBS1qkaoroo1_500   ¿Son soñadores?, ¿adoran la lectura?, ¿están dispuestos a trabajar horas extras en la biblioteca de su centro?. ¿Se sienten preparados para afrontar su tarea en solitario?. ¿Tiene asumido que la biblioteca es responsabilidad únicamente suya aunque tenga un “equipo de apoyo” que realmente no es ninguna de las dos cosas?.¿Están dispuestos a convertirse en decoradores, investigadores, cuentacuentos?, ¿desarrollará proyectos documentales que llevan aparejados un sinfín de tareas?, ¿seleccionará libros, webs y otros materiales y los organizará para que resulten accesibles?. ¿Es hábil con las manualidades?….Si su respuesta es afirmativa es usted el candidato perfecto para desarrollar la función de bibliotecario en cualquier centro educativo de nuestra geografía.

La profesión de bibliotecarios es una profesión dura. Los docentes responsables de los BECREA se enfrentan con una vasta tarea para la que cuentan en la mayoría de los casos con un presupuesto limitado, un tiempo escasísimo y sobre todo, una exigua o inexistente colaboración del resto del claustro.

Sí, estoy convencida de que el mayor problema al que se enfrentan estos profesionales es a la falta de apoyo de los propios compañeros. “La biblioteca es del bibliotecario” y a él o a ella le corresponde asumir la responsabilidad de convertirla en un espacio vivo desde el que promover no solo actividades de fomento de la lectura, sino una nueva forma de entender el la enseñanza, o el aprendizaje, que es palabra más adecuada en el entorno del BECREA.

A pesar de la obligatoriedad de contar con un equipo de apoyo, la mayor parte de las veces el nombramiento se limita a cumplir con un requisito administrativo y no supone, salvo honrosas excepciones, un apoyo real al proyecto de biblioteca. Reflexionemos y saquemos conclusiones: quizá nuestra primera tarea ha de ser la de convencer a nuestros compañeros del enorme valor que tiene el BECREA como herramienta de renovación pedagógica, y tal vez desde ese convencimiento se animen a sumar esfuerzos.

El siguiente paso ha de ser el de constituir grupos de cooperación en los que colaborar conjuntamente con los responsables de las bibliotecas de otros centros de enseñanza. Pensemos que estos grupos van a propiciar el encuentro, humano y profesional, con personas que tienen los mismos problemas e ilusiones que nosotros y que se enfrentan a diario con situaciones similares a las nuestras. Iniciamos el curso con un sinfín de proyectos en la cartera, pero la realidad va marcando las horas y muchos de ellos no llegan a ver la luz por carecer de tiempo y recursos para llevarlos a cabo.

Los grupos de cooperación bibliotecaria palían esas carencias: nos permiten dividir el trabajo, multiplicar los recursos, compartir materiales y elaborar proyectos conjuntos con los que ir construyendo una verdadera red de apoyo. Debemos afrontar las posibilidades que nos ofrece el grupo de cooperación como una forma de aligerar nuestra pesada carga y de rentabilizar nuestro trabajo haciéndolo más visible al mismo tiempo.

Redes y compromisos que podemos establecer también en la zona de influencia del centro: los ayuntamientos e instituciones de nuestra localidad, las familias y las bibliotecas públicas, recuperando el espíritu que animaba el movimiento de renovación pedagógica hace ya muchos años y que resulta ahora más necesario que nunca: educar en y para la sociedad.

Al fin y al cabo, la biblioteca escolar no es un espacio ni una colección de libros, es una idea, una forma nueva de concebir la educación que requiere el esfuerzo de todos para cumplir plenamente con su función.

Valga esta entrada como homenaje a esos incombustibles bibliotecarios/as y sirva como acicate para la constitución de grupos de cooperación bibliotecaria convencida de que son el mejor antídoto contra la soledad y evitan las bajas por desánimo.

Dejo un par de enlaces para ilustrar la bondad de estos grupos y las posibilidades que ofrece este trabajo colaborativo.

     http://zecobitorrox.blogspot.com.es/

    http://bibliotecasescolaresenredalbacete.blogspot.com.es/p/recursos-tema-2014-15-misterios-y.html

Anuncios

Una respuesta to “Cooperación bibliotecaria: soledades y antídotos”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cooperación bibliotecaria: soledades y a... - junio 4, 2015

    […] ¿Son soñadores?, ¿adoran la lectura?, ¿están dispuestos a trabajar horas extras en la biblioteca de su centro?. ¿Se sienten preparados para afrontar su tarea en solitario?. ¿Tiene asumido que …  […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s