Literatura y vida: un camino de ida y vuelta

21 Abr

Ilustración de Hartmut R. Berlinicke

Hace unas semanas asistí en la Casa del Lector a un encuentro en el que conversamos sobre la lectura  y los espacios lectores.  Juan Mata, conductor de este primer diálogo, nos presentó su proyecto con la Asociación Entrelibros , una asociación que con la voz como herramienta y los libros como soporte, intenta acercar la lectura a entornos en principio alejados de esta actividad.

Los hospitales, los centros penitenciarios, las asociaciones de padres de barrios desfavorecidos son algunos de los lugares a los que Entrelibros se acerca con el único objetivo de compartir lecturas con aquellos que quieran escucharlas……¿Único objetivo?. No, la literatura nunca tiene un único objetivo; junto al placer de abandonarnos a un relato, de escuchar una voz bien modulada que nos regala palabras , las historias nos obligan a cuestionarnos.

No importa que haya intencionalidad o no a la hora de la lectura, los libros deben provocar la reflexión, el diálogo  y el posicionamiento ante la vida, la propia y la ajena. Los libros multiplican nuestras experiencias vitales y nos obligan a tomar partido.

El libro se convierte en ocasiones en espejo en el que mirarnos, pero con la distancia que propicia la página , permitiendo redimensionar los problemas o canalizar en otros casos las propias emociones. Nos vemos en otros que no somos nosotros, pero que sufren o ríen como nosotros hacemos, que tienen nuestros mismos miedos y un corazón que late también al ritmo acompasado de los días.

En otras ocasiones, el libro se convierte en un catalejo que nos acerca realidades que nos resultan ajenas, otras culturas, otros protagonistas que poco o nada tienen que ver con nuestras vivencias pero que  no por ello nos dejan indiferentes. También necesitamos la literatura para esto, para meternos en otra piel, sentir y mirar con los ojos de otros y quizá, desde nuestra situación de privilegio, dar un paso para cambiar un mundo a veces poco amable con sus habitantes.

A menudo, el simple hecho de leer o de mostrar las imágenes de un álbum ilustrado bastan para desencadenar el  diálogo y la reflexión. Otras veces, insistía Juan Mata,  tendremos que provocar el intercambio de opiniones  y así sumar las experiencias lectoras de cada uno de los asistentes enriqueciendo la lectura individual . Hablar de los libros y vincular ese diálogo a las emociones , hacer de la literatura vida y , ¿por qué no?, de la vida un poco de literatura.

En este enlace podemos encontrar algunos títulos en los que vernos reflejados , una guía de lectura del Club Kirico con el nombre de “Como la vida misma”.

Anuncios

5 comentarios to “Literatura y vida: un camino de ida y vuelta”

  1. Andrea Vinci abril 22, 2013 a 4:55 pm #

    Magnífica entrada, amiga. Besos chilangos, Andrea

  2. jose luis abril 25, 2013 a 8:29 am #

    Interesante entrada. Te recomiendo una lectura que es útil para cuando un niño pasa por momentos de depresión o cuando un adulto/niño ha sufrido la pérdida de un ser querido. Es un album ilustrado cuyos silencios permiten hablar sobre aquello que a veces nos cuesta. Aquí mi entrada a Max y su sombra de la editorial Proteus: http://joseluisregojo.blogspot.com.es/2013/01/max-y-su-sombra.html

  3. Carlota Bloom mayo 1, 2013 a 12:19 pm #

    Estupenda reseña de aquel encuentro, Rocío, me ha servido para refrescarlo, y para animarme a hacer una. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s